La UCCL ha solicitado que se autorice la quema de rastrojos en el cereal como medida fitosanitaria, al consdiera que tras una primavera muy lluviosa, las plagas y enfermedades han hecho mella en los cultivos obligando a los agricultores a realizar numerosos tratamientos fitosanitarios.

Para la organización agraria, las afecciones fitosanitarias que en esta campaña se están produciendo en los cereales aconsejan de nuevo la utilización de una medida como es la quema de rastrojos que permite la eliminación de organismos nocivos.

“LOS AGRICULTORES NO TENEMOS YA HERRAMIENTAS PARA COMBATIR LAS PLAGAS”

Esta práctica agronómica tiene un carácter preventivo de cara a cosechas futuras, garantizando de este modo la menor utilización de otros productos que cada vez son menos eficientes debido a la resistencia de los agentes nocivos y a la prohibición de uso de numerosos principios activos. “Los agricultores no tenemos ya herramientas para combatir las plagas” señalan desde la Organización

La Unión de Campesinos de Castilla y León solicita al ITACYL, que al igual que ha hecho su homólogo navarro, INTIA, elabore un informe sobre las afecciones que han sufrido los cultivos y aconseje las medidas a tomar, entre ellas, la quema de rastrojos.

Asimismo, desde la organización agraria se pide celeridad en la respuesta para que se se autorice la quema de rastrojos, ya que la autorización de esta medida debería comunicarse con carácter urgente, ya que las labores de cosecha se iniciarán de forma generalizada en todo Castilla y León en los próximos días, y los agricultores necesitan saber si han de dejar paja o no.

Finalmente, lamenta que «lo que no tiene sentido es que en unas Comunidades Autónomas se permita esta práctica agronómica y en otras, como la nuestra, no. El agravio comparativo entre agricultores se produce desde el momento en que unos pueden utilizar unas herramientas de control fitosanitario y otros no. Es completamente ilógico».