La Fundación Savia, consciente de las dificultades y consecuencias que puede provocar el Cambio Climático en Andalucía, uno de los territorios más vulnerables ante los efectos negativos que va a acarrear esta crisis climática, ha solicitado en una carta al Presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, a declarar la Emergencia Climática en este territorio, pues el futuro de Andalucía, la calidad de vida de los andaluces y andaluzas y de nuestros hijos y nietos no es en absoluto optimista.

La entidad afirma que es “imposible de entender que desde el gobierno andaluz y el Parlamento de Andalucía no se estén tomando medidas claras y contundentes que vayan poniendo freno a esta situación”. Y añaden, “ni si quiera se ha declarado la emergencia climática en Andalucía”, territorio donde se viene observando el descenso sistemático de las precipitaciones, las necesidades de cambios de uso de suelo, el despoblamiento del medio rural, la desertización, la pérdida de biodiversidad, la degradación de nuestros valiosos espacios naturales, la desertización, la necesidad de cambios de cultivo, la pérdida de suelo fértil, la concentración de la población en las ciudades y la costa…

La organización considera que los Fondos Next Generation deben ser aprovechados para poner en marcha una estrategia que transforme la actividad hacía un modelo sostenible, “donde la economía circular y la lucha contra el Cambio Climático sea un objetivo claro y transversal”.

Por todo ello, la Fundación Savia ha solicitado al gobierno de Moreno Bonilla a declarar la Emergencia Climática en Andalucía, “sentando las bases necesarias y los compromisos suficientes para que de una vez asumamos esta realidad y nuestra responsabilidad”, porque los retos de despoblación, Cambio Climático y desigualdad social así lo requieren.

Como recuerda la Fundación, la crisis climática es, como ya lo han venido avisando los científicos desde hace décadas, el gran reto de la humanidad, con consecuencias que hoy en día todavía no se pueden valorar, pero que está provocando cambios en nuestro medio de vida. El COVID19 «nos ha demostrado lo frágiles y vulnerables que somos».

Hace cinco años, con el Acuerdo de París, se establecieron los compromisos para frenar y revertir el proceso de degradación de nuestra propia calidad de vida. Estos días, la Unión Europea, ha celebrado una nueva cumbre para reforzar y asumir nuevos compromisos, liderando iniciativas mundiales para frenar el cambio climático.

Las estrategias europeas de Biodiversidad y De La Granja a la Mesa, en el marco del Pacto Verde Europeo, establecen con claridad unos objetivos, instando a los estados miembro a sumarse a ellas. En Estados Unidos, la nueva administración de Biden se ha propuesto recuperar el tiempo perdido en este terreno.