Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos denuncia la falta de iniciativas por parte del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, para apoyar al sector vacuno ante la Enfermedad Hemorrágica Epizoótica (EHE), asegurando que «la dejadez y pasividad del Ministerio es total»,  mientras que en contraposición otras administraciones sí están desarrollando ayudas.

El Ministerio de Agricultura sigue notificando semanalmente la aparición de la EHE en nuevas comarcas y prácticamente ya todo el territorio peninsular se ha visto afectado. Sin embargo, no se conoce hasta la fecha, y pese a la sucesión de casos desde comienzos del verano, que el MAPA haya planteado ni una sola medida para que los ganaderos puedan afrontar de una mejor manera la enfermedad, salvo la modificación de un par de Reglamentos comunitarios. La dejadez y pasividad del Ministerio es total al respecto y está dejando en la estacada a los ganaderos», critican desde Unión de Uniones.

«Es más indignante todavía porque desde Unión de Uniones hemos trasladado la situación y preocupación de los ganaderos ante la enfermedad, y se le ha hecho llegar un amplio abanico de propuestas, aunque desde el MAPA no parecen tener intención de valorarlas para aliviar la situación de la ganadería de vacuno en una situación crítica, agravada por la situación económica que venimos padeciendo por la sequía y los elevados costes de producción«, lamentan desde la organización.

Mientras tanto, totalmente al contrario que en España, el Ministerio de Agricultura de Francia ha anunciado, mes y medio después de conocer el primer foco de la enfermedad en su territorio y estando aún restringida a la zona sur del país, la puesta en marcha de un plan para frenar la enfermedad que pretende coordinar la acción de los ganaderos, veterinarios y administración, así como intentar mantener los mercados abiertos y estimar el impacto económico que la enfermedad está provocando en las explotaciones.

Unión de Uniones recuerda que la enfermedad afecta a la mayor parte de animales de las explotaciones, principalmente en extensivo, lo que supone grandes gastos en materia de prevención y en los tratamientos de los animales enfermos, además de estar generando importantes pérdidas tanto por la mortalidad, que se ha visto incrementada, y que podría haber provocado la muerte de hasta más del 1,64% del censo de nodrizas y toros en extensivo en tan solo tres meses en algunas Comunidades Autónomas, como por abortos, pérdida de actitudes funcionales y de condiciones corporales y se desconoce si también pérdidas de fertilidad.

«LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS TAMPOCO ESTÁN A LA ALTURA»

Así mismo, sin dejar de ratificar que «la dejadez y pasividad del Ministerio es total», las Uniones territoriales, como La Unión de Extremadura o UGAMA en Madrid también denuncian la ausencia de ayudas en sus territorios. AIGAS-La Unión Cantabria critica que las ayudas establecidas apenas suponen un apoyo y reflejan escasamente lo prometido en las reuniones sectoriales y con condiciones que en muchos casos excluyen a la mayor parte de los ganaderos afectados. Por su parte, la UCCL denuncia que en Castilla y León ni siquiera se ha contado con el sector y apenas suponen una ayuda al mismo.

En esta situación Unión de Uniones recuerda que a finales de septiembre la organización hizo llegar una batería de cerca de 20 propuestas en distintos ámbitos para mejorar la situación del sector frente a la enfermedad, que se resumen en las siguientes áreas:

1. Tratamientos-vacunas: Desarrollar medidas para evitar el desabastecimiento de desinsectantes en el mercado, acelerar y apoyar en la medida de lo posible los procesos que permitan el desarrollo/autorización de una vacuna contra la EHE, tanto en bovino como cérvidos.

2. Coordinar desde el MAPA un mayor nivel de vigilancia y prevención en el sector, promoviendo las buenas prácticas y la desinsectación/desinfección y un mayor apoyo a las ADS.

3. Coordinar desde el MAPA medidas para evitar efectos administrativos a causa de un incremento de la mortalidad: Considerar una mayor proporción de animales que en caso de ganaderías extensivas se permite dar como desaparecidos.

4. Transparencia-comunicación al sector: Aumentar la divulgación sobre la enfermedad de cara a ayudar a la concienciación del sector. Publicación del número real de focos, no sólo los primeros focos de cada comarca, número de animales afectados y mortalidad asociada a la enfermedad.

5. Desarrollo normativo: Aplicar esfuerzos para el desarrollo de una normativa y protocolos, de cara a contar con ellos en el corto plazo, que permita condiciones normativas acordes a la naturaleza real de la enfermedad (modificación del Reglamento 2020/688 y 2018/2882, ya en curso).

6. Ayudas directas: Consideración de ayudas directas por gastos en tratamientos veterinarios, mortalidad y lucro cesante.

7. Política Agraria Común: Considerar la mortalidad como causa de fuerza mayor, evitando la pérdida de ayudas a causa de la reducción del censo provocada por la EHE.

8. Seguros agrarios: Considerar la enfermedad en las líneas de vacuno, evitar recargos en las líneas por la mortalidad asociada a la EHE.