Los precios mayoristas de los cereales sigue en su tendencia negativa, aunque se frena su descenso con respecto a la semana anterior. Si entonces se hablaba de una pérdida de hasta seis euros en variedades como el trigo, en esta que ha finalizado el descenso se estanca en un euro de pérdida, salvo en el trigo blando que cae dos (por los 6 anteriores) y del trigo duro, que repite cotización al entrar en la lonja de Córdoba la nueva campaña andaluza de este año.

Así, la cotización de la cebada, la cebada de malta, el trigo blando y la avena han caído en la última semana respecto a la anterior, ha informado este lunes la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España (Accoe).

Los datos difundidos por Accoe, relativos a la semana 22 (del 31 de mayo al 6 de junio), reflejan que la cebada se ha abaratado el 1,06 % semanal, con 214,62 euros por tonelada.

La cotización del trigo blando ha descendido el 0,72 % en ese periodo, a 233,53 euros por tonelada, con lo que se frena su descenso; la de la cebada de malta, un 0,45 %, a 217 euros por tonelada; y la de la avena, un 0,51 %, a 191,75 euros por tonelada.

Por el lado contrario, el maíz se ha encarecido el 0,34 %, hasta alcanzar los 271,50 euros por tonelada, mientras que el trigo duro se ha vendido sin cambios, a 262,50 euros por tonelada.

Desde enero de 2021, los precios de los cereales se han elevado el 29,32 % en el caso del maíz; el 15,97 %, en la cebada; y el 9,87 %, en el trigo duro; a diferencia del trigo duro, que ha registrado una caída de su cotización del 5,35 %.

Dentro de las proteínas y coproductos vegetales, el precio de las pipas de girasol ha repuntado el 15,79 % respecto a enero de este año, hasta los 550 euros/tonelada; el de la pulpa, el 14,42 % (246 euros/tonelada); el de la colza, el 13,33 % (340 euros/tonelada); y el de la cascarilla, el 5,46 % (193 euros/tonelada).

Solo la soja se ha abaratado en ese periodo, el 12,63 %, con 408 euros por tonelada, según Accoe.