La Asociación para el Desarrollo Serranía Celtibérica ha dirigido una carta a la titular del Ministerio de Asuntos Exteriores en la que solicita del Gobierno una rectificación en el enfoque de su política ante la Comisión Europea respecto a las Areas Escasamente Pobladas. En este sentido, señala como un despropósito que, como consecuencia de la reunión entre los presidentes de Castilla y León, Castilla-La Mancha, y Aragón, se quiera trasladar a la Comisión Europea únicamente la situación precaria de Teruel, Soria y Cuenca como unidades provinciales por debajo de 12,5 hab/km2.

En 1995, la Comisión Europea ya definió como «áreas muy escasamente pobladas» las unidades territoriales que supusieran un índice inferior a 8 hab/km2. Este sería el caso de Serranía Celtibérica como NUT no administrativa, en la que también irían incluidas estas provincias dentro de un marco ya reconocido por Europa como la interregión con menor índice poblacional dentro de su ámbito, al quedar por debajo de los 6,99 hab/km2.

La propuesta que el Gobierno, las citadas comunidades y otros agentes sociales pretenden no sólo ha dejado fuera del ámbito territorial al marco solidario y patrimonio de la humanidad de la Serranía Celtibérica, sino que también cierra el paso a la posible consideración de otras nueve áreas escasamente pobladas españolas que el Proyecto Serranía Celtibérica ha puesto en evidencia desde el mismo criterio solidario.

Bajo estas perspectivas, y en boca de su presidente, la ADSC solicita del Gobierno y su Ministerio de Exteriores que se retomen los compromisos que las Cortes Generales aprobaron en Proyecto No de Ley de 2015, por los que se reconocía a la Serranía Celtibérica como Inversión Territorial Integrada (ITI) -rural, escasamente poblada y montañosa-, sin perder de vista el marco general de la España Abandonada y que, de una vez por todas, se reconozca a la Serranía Celtibérica en situación de «Catástrofe Demográfica».

El texto de la carta se puede leer aquí.