El Área de la Mujer de la organización agraria COAG y la Confederación de Mujeres del Medio Rural (Ceres) han vuelto a denunciar que las explotaciones de titularidad femenina tienen «más difícil» acceder a las ayudas agrarias.

Los datos publicados por el Fondo Español de Garantía Agraria (EGA) revelan que los números de las explotaciones de mujeres perceptoras de ayudas de la Política Agraria Común (PAC) están «muy lejos» de poder equipararse a los de los hombres, han señalado en un comunicado conjunto en el contexto de la celebración del Día de la Mujer (8M).

Así, «sólo el 27,5 %» de las ayudas directas es percibido por mujeres y el 26,34 % de las ayudas de desarrollo rural.

Por ello, COAG y Ceres han considerado que es «imprescindible» hacer un análisis sobre la perspectiva de género en estos dos programas de impulso a la actividad agraria.

El objetivo de avanzar en la igualdad entre mujeres y hombres en la PAC y en el Programa de Desarrollo Rural «pasa por aplicar una nueva estrategia de género a la realidad del campo», no sólo para lograr la igualdad real «sino también para frenar el despoblamiento».

En estas ayudas «no se tiene en cuenta» la perspectiva de género, mediante la cual se debería recoger que las explotaciones cuyas titulares son mujeres, «en su mayoría», tienen un modelo diferente a las de los hombres: Son menos dimensionadas y «en muchos casos» con cultivos y producciones ganaderas alternativas que quedan fuera de las ayudas.

Este «sesgo» de género en las explotaciones que afecta a las de titularidad femenina «es el espejo mismo de la ‘jornada reducida’ a la que se ven abocadas muchas mujeres que trabajan por cuenta ajena», han añadido.

Con motivo del 8M, COAG y Ceres han instado al Gobierno español a firmar la Declaración de los Derechos Campesinos aprobada por la Organización de Naciones Unidas en octubre de 2018, «ya que en el momento de la votación nuestro Gobierno se abstuvo».