La Comisión Territorial de seguros agrarios se ha reunido en Mérida, con las organizaciones agrarias, Cooperativas, la Consejería, ENESA y Agroseguro. El objetivo principal ha sido analizar determinadas líneas de seguros agrarios para ver las modificaciones pertinentes y consensuar la posición de Extremadura en torno a sectores estratégicos. Las conclusiones de la reunión se centra en que hay que abaratar los seguros, porque algunos «no funcionan», y reformar otros porque no cubren las necesidades reales para las que se crearon.

En el encuentro, UPA-UCE Extremadura ha planteado la revisión de dos líneas fundamentales para la región: cereza y compensación por pérdida de pastos que afectan a sectores estratégicos de nuestra Comunidad (cereza, ganadería y cereal).

“Necesitamos un seguro más sencillo, porque el módulo más alto tiene demasiadas coberturas, pero con un coste que casi nadie puede asumir”

Ignacio Huertas, secretario general de UPA-UCE, ha apuntado a su llegada a la reunión que el seguro de la cereza “no funciona” ya que actualmente el nivel de aseguramiento se sitúa por debajo del 15%: “Los agricultores aseguraron durante una serie de campañas y después dejaron el seguro, y esto ocurre porque tenemos un seguro que los agricultores no pueden pagar”. En este sentido, Huertas ha aludido a la particularidad de las explotaciones cereceras cacereñas: “Son explotaciones singulares”. Además añade que actualmente los costes de este seguro multiplican por tres o por cuatro el valor de la producción asegurada.

En relación con esta línea, UPA-UCE propone bajar los costes del seguro para que sea “más asequible” a los cultivadores: “Necesitamos un seguro más sencillo, porque el módulo más alto tiene demasiadas coberturas, pero luego tiene un coste que casi nadie puede asumir”. En este contexto, Huertas ha añadido que “si el seguro no se hace, no sirve para nada”.

Además de esto, UPA-UCE va a plantear soluciones a los problemas existentes con el seguro de compensación por pérdida de pastos, ante la alarmante situación de sequía que vive el campo extremeño. Huertas destaca que el nivel de aseguramiento de esta línea en Extremadura “es el más alto del país” y sin embargo, cuando llega el momento de que el seguro responda a los productores “este seguro no funciona”.

De qué sirve un seguro de pastos que cuesta 2.300 euros cuando sólo se recibe 2.200 con pérdidas de 6.000 €

El secretario general de UPA-UCE Extremadura cita como ejemplo el caso de un ganadero de vacuno de la comarca de Coria en una explotación con 100 vacas, cuyo seguro tiene un coste de unos 2.300 €. Las pérdidas en estos últimos meses se elevan a 6.000 €, pero la indemnización se sitúa en el entorno de los 2.200 €, una cantidad que no cubre el coste del seguro.

Por ello, desde la organización profesional agraria exigen que se corrijan estas incoherencias en los seguros agrarios, para evitar el abandono del seguro agrario por parte de los productores: “Pedimos que se revisen los datos de marzo y abril que ha dado el satélite; que estos datos se contrasten con contraperitaciones zonales en campo; y la subdivisión de las comarcas, que siguen siendo muy amplias y poco concretas”, señala.

Por último, Huertas incide en la necesidad de que las Administraciones “se impliquen” para acabar con estos problemas de los seguros agrarios.