El nivel de endeudamiento del sector agrario se sitúo en el cuarto trimestre de 2017 en 19.255 millones de euros, cifra que equivale al 69,2% de la cifra de la Renta Agraria prevista para ese año en la segunda estimación del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

Según datos difundidos ayer por este ministerio (Mapama) sobre la evolución del crédito en el sector agrario -que no contabiliza la actividad pesquera-, el endeudamiento creció en el cuarto trimestre un 1,5% respecto al tercer trimestre de 2017 y un 8,1% respecto al mismo periodo de 2016.

Por su parte, el endeudamiento de la industria agroalimentaria alcanzó los 21.596 millones de euros -equivale al 77,1% de su valor agregado bruto (VAB)-, una cifra superior en un 2,4% a la del tercer trimestre y en un 7,6% a la del cuarto trimestre de 2016.

El informe del Mapama indica que el incremento del crédito en el sector agrario y alimentario se sitúa, según estos porcentajes, por encima del relativo al conjunto de actividades económicas de España (591.615 millones €), que anotó una variación mensual del 0,7% y una interanual del -2,2%.

Durante el periodo de expansión económica, el crédito concedido al sector agrario y a la industria de alimentación, bebidas y tabaco creció en menor medida que el concedido al resto de las actividades económicas debido a su mayor estabilidad frente al acelerado impulso de otros subsectores, indica el texto.

Recuerda que el máximo endeudamiento del sector agrícola se produjo en el tercer trimestre de 2008 (23.936 millones de €) y el de la industria agroalimentaria, en el cuarto trimestre de ese mismo año (23.658 millones de €).

Sigue bajando la tasa de créditos dudosos en el sector agrario pero se incrementa en de las empresas agroalimentarias

Desde entonces -explica- la fuerte reducción de la oferta crediticia que tuvo lugar entre 2008 y 2014 afectó prácticamente en la misma medida al sector agrario (redujo un 32,6% el crédito concedido con respecto al año 2008) que al resto de la economía (-33,8% en dicho periodo); en la industria agroalimentaria, el porcentaje fue del 20,7% para ese mismo periodo.

«A partir de 2015 y hasta el actual trimestre de 2017, puede observarse la recuperación del crédito, tanto para el sector agrario (9,3%) como para la industria alimentaria (12,7%), aunque no ocurre lo mismo para el resto de las actividades económicas (-12,5%)», concluye el Mapama.

En cuanto a la tasa de créditos dudosos en el sector agrario -que sumaron 1.435 millones € en el último trimestre de 2017-, resalta su continuo descenso, al situarse en el 7,5%, un 0,5% por debajo del del tercer trimestre, gracias al descenso del crédito dudoso y al ligero aumento del crédito total concedido.

Para la industria alimentaria, la tasa de créditos dudosos (1.382 millones €) continuó aumentando por segundo trimestre consecutivo al situarse en el 6,4% frente al 5,9% del tercer periodo de 2017.

La variación de las dos tasas de créditos dudosos del sector agrario y de la industria agroalimentaria se encuentran por debajo de la correspondiente al conjunto de las actividades productivas (60.681 millones €), que en el cuarto trimestre también bajó y se fijó en el 10,3%.