La Sectorial Vitivinícola de Asaja de Castilla-La Mancha prevé una producción de vino y mosto de 26 millones de hectolitros en la próxima campaña de vendimia, que supone un incremento del 15% con respecto a la de la campaña anterior, que fue de 23 millones.

Según ha indicado Asaja en una nota de prensa, tras una reunión que ha mantenido en Tomelloso (Ciudad Real), el incremento se debe principalmente a la entrada en producción de nuevas hectáreas de viñedo, lo que se une a unas condiciones climáticas adecuadas que han favorecido el buen desarrollo de la uva con ausencias de enfermedades.

VINO ASAJA VENDIMIANo obstante, ha puntualizado que la climatología de los próximos meses será crucial para determinar la producción final del vino y mosto en la región y comprobar si está primera estimación es acertada.

También ha matizado que esta estimación de cosecha no será igual en toda la región porque en las zonas de mayor influencia de secano o en aquellas que ha habido corrimiento del fruto la producción será similar a la del año pasado.

Asimismo, la Sectorial Vitivinícola ha constatado que las existencias de vino en las cooperativas y bodegas de la región son prácticamente nulas, en torno a un 15 %, pero ha apuntado que en su mayoría, «están comprometidas y pendientes de retirada, lo que pone de manifiesto el buen ritmo de salida del vino al mercado tanto nacional como a través de las exportaciones».

asaja resplda que se diferencie el pago de la uva por calidad, porque considera que este sistema «aportará un valor añadido»

En este sentido, y de cara a la próxima vendimia, la Sectorial Vitivinícola de Asaja ha vuelto insistir en que se diferencie el pago de la uva por calidad, porque considera que este sistema «aportará un valor añadido a aquellos viticultores que tienen sus miras puestas en la demanda de los consumidores».

Y en relación a la calidad, ha valorado la posibilidad de que se incrementen hasta el 15 por ciento las prestaciones vínicas, una demanda que será trasladada al consejero de Agricultura, Francisco Martínez Arroyo.

Las autorizaciones de nuevas plantaciones de viñedo fue otro tema analizado por la Sectorial Vitivinícola que, según los datos aportados por la Administración, han ascendido a 1.718 hectáreas, de las que 122 corresponden a jóvenes agricultores que se incorporan ahora al sector.

Además, ha estudiado la propuesta de medidas y regulación de usos incluida en los planes de gestión de las zonas ZEPA de aves esteparias ya que rechazan medidas como la prohibición de plantar viña en espaldera, que supone, a su juicio, «expulsar de la viticultura a pueblos tradicionalmente vitícolas, frenando su desarrollo y condenándolos al abandono de la población».

Por otra parte, ha evaluado los trabajos que se están desarrollando en el seno de la Fundación «Castilla-La Mancha Tierra de Viñedos» para convertir a esta entidad en «un referente capaz de aglutinar a todo el sector y desarrollar una labor en defensa de la viticultura de la región».