La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, ha ratificado que la Junta andaluza presentará alegaciones al plan estratégico de la PAC, para defender los intereses del campo andaluz. Las alegaciones irán dirigidas a mitigar que los ecoesquemas no se conviertan «en unos costes de producción más para el agricultor», por lo que el Gobierno andaluz actuará de forma «unitaria» con todo el sector a través de las organizaciones agrarias y las cooperativas para cambiar las propuesta del Gobierno en su borrador de plan estratégico.

Pese a este nuevo pulso con el Ministerio de Agricultura, Carmen Crespo ha reconocido que el Gobierno central ya ha modificado «gran parte» de lo que se pretendía en el plan y se han logrado «algunas metas en la negociación», pero consideró que hay que precisar el sistema de ecoesquemas que introduce la nueva PAC y que suponen la aplicación de un régimen de pago anual a productores y ganaderos que realizan prácticas destinadas a la protección medioambiental y climática.

La titular andaluza de Agricultura puso de relieve que actualmente es preciso que esas prácticas medioambientales que se exigen a los productos agroganaderos deben ser «sencillas, fáciles y aplicables, para lo que los ecoesquemas deben prever la diversidad de cultivo que hay en Andalucía».

Crespo señaló que «los ocho modelos planteados no reflejan la diversidad del campo andaluz, por lo que desde la Junta se pretendía inicialmente la división en 20 ecoesquemas de los que, al final, se plantean 12 al menos para reflejar el regadío y el secano, que va a ser el gran damnificado por este sistema».

A su juicio, «necesitamos más ecoesquemas para ello y por supuesto, algo que tenemos que demandar en este momento, es que hay que ser sensibles con los costes de producción, a lo que se sume los problemas provocados por la sequía que sufre actualmente Andalucía», lo quew justifica para ella que se presentará alegaciones al brrador del plan.