El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación quiere que los delegados del Gobierno se impliquen en difundir los beneficios de la PAC. Y en este sentido, el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Francisco Tierraseca, no solo ha valorado este martes el acuerdo alcanzado por los estados miembros en torno a la futura Política Agraria Común, porque «recoge las demandas planteadas por España» y beneficiará a los agricultores de la región con la garantía de rentas, sino que ha avanzado que los planes son que para 2023 no se necesario hacer la declaración para recibir las ayudas.

En un comunicado, ha puesto en valor que la reducción de trámites burocráticos, «permitirá que, a partir de 2023, los agricultores y ganaderos puedan recibir las ayudas sin tener que presentar formalmente una solicitud», así como la decisión de que el pago redistributivo esté enfocado en las explotaciones medianas y pequeñas que más dependan de la agricultura son otros logros respecto a los planteamientos expresados por España.

En definitiva, ha expuesto el delegado, con este acuerdo, “la futura PAC será beneficiosa para los agricultores de España, en general, y de Castilla-La Mancha, en particular”, porque que la agricultura castellano-manchega quedará “muy bien reflejada en el documento final de reforma, y, de forma muy especial, el sector del vino, que cuenta con apoyos específicos”, ha añadido.

Asimismo, Tierraseca ha subrayado que ésta es una de las comunidades autónomas donde la incidencia de la PAC es mayor por el peso de su economía en las actividades agrícolas y ganaderas.

En este sentido, ha resaltado que uno de los aspectos de mayor calado para esta región es la garantía de rentas para los agricultores, «por lo que supone no sólo para el mantenimiento de la actividad agrícola y ganadera, sino también como factor positivo para fijar población en el territorio».

Así lo ha señalado durante la reunión por videoconferencia mantenida este martes con representantes del Ministerio de Política Territorial y Función Pública y del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, con motivo de la presentación a los delegados del Plan Estratégico para la futura PAC.

De igual forma, ha hecho hincapié en la pretensión de atender las demandas del sector y avanzar en el objetivo de reducción de emisiones para llegar al horizonte de una economía descarbonizada en la Unión Europea en el 2050.

También ha remarcado que el Gobierno central trabajará para facilitar la incorporación de los jóvenes agricultores, «con medidas como ayudas directas y ayudas a la primera instalación», y para que la mujer tenga «un mayor protagonismo» en empresas, organizaciones y cooperativas de ámbito agrario o ganadero.