La organización agraria Asaja Córdoba ha valorado positivamente que la Junta de Andalucía haya prorrogado el plazo de quemas en terrenos forestales, que abarcaba hasta el pasado 31 de marzo ya que se requería seguir quemando para poder eliminar adecuadamente los residuos que se generan en las labores de limpieza de los olivares de la sierra y de los montes. Cabe indicar que solo las quemas forestales que hayan sido autorizadas por escrito, y que vencieron el pasado día 31 de marzo, podrán acogerse a esta prórroga tácita de un mes más.

De este modo, la Junta de Andalucía ha resuelto prorrogar hasta el 30 de abril de 2021, las autorizaciones concedidas de empleo de fuego en actividades agrarias y forestales en terrenos de naturaleza forestal y de influencia forestal (franja de 400 metros que circunda los terrenos forestales) emitidas desde el 1 de noviembre de 2020 hasta la fecha.

El texto recoge que quedan diferenciadas las quemas en terrenos forestales, donde solamente se podrán realizar las quemas de lunes a viernes entre la salida del sol y las 14.00 horas, y, las quemas en terrenos de influencia forestal donde se podrá realizar de lunes a domingo entre la salida del sol y las 14.00 horas.

Durante el mes de marzo, no ha sido posible que los titulares de terrenos forestales hayan podido realizar todas las quemas que tenían debidamente autorizadas, por lo que era necesario poder seguir continuando durante abril.

Asimismo, debido a “la problemática de la tardanza en los trámites, resulta poco procedente, y poco ágil, solicitar nuevamente autorizaciones y esperar las pertinentes respuestas, dado que éstas llegarían a finales del mes de abril, y no habría tiempo material para poder hacer las numerosas quemas aún pendientes”.

Para Asaja, es importante que todos los titulares de terrenos que hayan dispuesto de autorización para quemar hasta el pasado día 31 de marzo puedan continuar con las mismas durante abril ya que, además, con ello, “se evitará saturar la administración con nuevas solicitudes y se agilizarán enormemente los trámites”.

Y es que en la provincia de Córdoba se tramitan anualmente alrededor de 7.000 solicitudes de autorizaciones de uso del fuego en terreno forestal o de influencia forestal. Estas solicitudes son, en gran parte, presentadas presencialmente en las oficinas “provocando aglomeraciones poco apropiadas especialmente con la actual crisis sanitaria”.