Desde ASAJA Alicante han valorado muy positivamente la suspensión cautelar del arranque masivo de árboles sanos en las parcelas afectadas por la xylella decretado por un juzgado, tras la denuncia del Ayuntamiento de Castell de Guadalest y los agricultores afectados  contra la resolución de la Consellería de la Generalitat Valenciana donde se decretaba la plaga y se adoptan diversas medidas fitosanitarias urgentes de erradicación y control para evitar su propagación.

La organización agraria entiende que la tala masiva de árboles sanos debe ser «una opción restrictiva y excepcional y únicamente aplicable en escenarios de focos aislados y detección precoz de la enfermedad, situaciones que no se dan ni en Baleares ni en Alicante. Erradicar toda la vida vegetal de planta hospedante en un radio de acción de 100 metros, supone arrasar literalmente con el cultivo de secano de frutos secos en las tres comarcas alicantinas afectadas, así como menoscabar de forma irreparable el sotobosque y terreno forestal que conforman un ‘pulmón verde’ de los más importantes que tiene la provincia de Alicante».

El objetivo es poner en marcha para Alicante un plan de contingencia similar al que ha aprobado la UE para las Islas Baleares

El presidente de ASAJA Alicante, Eladio Aniorte, considera que esta resolución judicial abre la puerta para que de una vez por todas la titular de la Consellería de Agricultura, Elena Cebrián, se desplace a la zona afectada de los dos primeros focos (donde se está produciendo el arranque), escuche al sector agrario de la provincia de Alicante, valore nuestras propuestas e inquietudes y rectifique en su posición intransigente de eliminar toda la vida vegetal hospedante marcada en el perímetro. Con esta medida cautelar es el momento de tender la mano, colaborar y obtener la participación del sector.

El objetivo de ASAJA Alicante, los ayuntamientos afectados y la Plataforma en Defensa de los Afectados por la Xylella es poner en marcha para Alicante un plan de contingencia similar al que recientemente ha aprobado la UE para las Islas Baleares. «Un protocolo que ponga el foco y centre la prioridad en el insecto vector, un plan de acción exhaustivo, con un seguimiento riguroso, con análisis de muestras, prospecciones  constantes y tratamientos fitosanitarios con materias activas con mayor persistencia y actividad. Consideramos que, aplicando acertadamente esta batería de medidas, podríamos evitar la propagación de la plaga sin necesidad de eliminar al agricultor y propietarios de fincas rusticas afectadas», señalan en una nota.

Asimismo, se ha informado de que ASAJA Alicante pondrá a disposición de la Asociación de Afectados los servicios jurídicos para que reclamen en el juzgado las medidas cautelares que consideren oportunas.

(Foto: diarilaveu.com)