La empresa Sánchez Romero Carvajal ha recibido el Premio Innovación Agroalimentaria. El presidente de Grupo Osborne, Ignacio Osborne, la inversión para convertir la marca Cinco Jotas en una referencia gastronómica mundial. «Hemos transformado un negocio cárnico en una marca de lujo». La frase, pronunciada este miércoles por Ignacio Osborne, presidente de Grupo Osborne, define muy bien la intervención de la compañía jerezana en Sánchez Romero Carvajal. Osborne entró en la empresa de jamones ibéricos en los años 80 y con el paso del tiempo ha llevado a su marca, Cinco Jotas, a ser una referencia mundial de la gastronomía española.

Eso, y el hecho de que la firma de jabugo aúne de una forma singular innovación y tradición, ha hecho a Sánchez Romero Carvajal merecedora del VI Premio Innovación Agroalimentaria de Grupo Joly y Banco Santander. El propio Ignacio Osborne recogió el galardón en un evento que se desarrolló en Sevilla, en el antiguo Pabellón de Marruecos, actual sede de la Fundación Tres Culturas. Al acto asistieron, entre otros, Rogelio Velasco, consejero de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades; el delegado de la Junta en Sevilla, Ricardo Sánchez, y la propia directora de la Fundación Tres Culturas, Concha de Santa Ana.

En su discurso tras recibir el premio, Ignacio Osborne puso como ejemplo a la marca Cinco Jotas de hacia dónde debe de tender la industria agroalimentaria española. Para él, la inversión debe ir hacia el valor añadido, «a la calidad envasada, a la marca, más que a los graneles; hay que invertir en marca, tecnología e innovación». Por eso se rebela contra la idea de que los productos españoles tienen una gran relación calidad-precio. «A mí eso no me gusta: tenemos que competir en calidad y con precio y no buscar la relación calidad-precio. Mis amigos franceses alaban el vino Montecillo (propiedad de Osborne) por esa relación, pero a mí me gustaría que me dijeran que  están dispuestos a pagar el doble que el francés. Hay que invertir en calidad con precio».

Eso es Sánchez Romero Carvajal. El ejemplo de inversión en marca, calidad, tecnología e innovación con resultados. «Cuando recibo a visitantes y ven cómo hacemos las cosas allí nos dicen dos cosas: ‘ahora entiendo por qué es tan caro un jamón de 400 o 500 euros’ y ‘esto es lo que tendríamos que tener’ (se entiende que en sus empresas).

EL COMPROMISO ABSOLUTO DE SANTANDER AGRO CON EL SECTOR

Por su parte, el director territorial en Andalucía, Luis Rodríguez de la Fuente, reafirmó el compromiso «absoluto» del banco con el sector agroalimentario andaluz. Actualmente, la entidad financiera cuenta con 200 oficinas en Andalucía y atiende a 100.000 productores y empresas agroindustriales.

De la Fuente -quien intervino e el acto del Premio Innovación Agroalimentaria en el evento por medios telemáticos al estar confinado por contacto estrecho con un positivo- señaló que el banco tiene sobre todo el foco puesto en «la agilidad» para atender lo más rápido posible las propuestas que recibe. En 2020, concedió créditos al sector agroalimentario andaluz por 2.108 millones de euros, un 23% más que el año anterior, de los que 700 fueron créditos ICO.

Rodríguez de la Fuente citó múltiples instrumentos que pone el banco a disposición de sus clientes, como la posibilidad de obtener el anticipo de la PAC en tres clics, equipos de asesoramiento especializado, un cuaderno de campo digital y una ‘app` con información detallada de todos los aspectos de la explotación, apoyo a jóvenes agricultores, anticipos de cosecha, pÓlizas de crédito, etc.