Las previsiones se han cumplido y en las últimas horas el calor ha sido muy intenso en buena parte de España, con temperaturas que han superado los 44 ºC en puntos de Baleares y Cataluña, donde se han batido varios récords. Pero que nadie se relaje, porque hay que prestar atención a las tormentas que se formarán en las próximas horas que podrían dejar algo de granizo, bastante aparato eléctrico y rachas de vientos extremos localmente muy intensas.

Este miércoles los valores más altos se concentrarán en la vertiente mediterránea peninsular, con registros que superarán los 42-43 ºC en el sur de la Comunidad Valenciana, noreste de Almería, Región de Murcia y en la provincia de Málaga.

Eso sí, como explican en Meteored, durante la segunda parte de la semana se producirá un descenso térmico generalizado que nos devolverá a una situación más normal para las fechas. olvidando la ola de calor, (para volver a subir el domingo), aunque como se sabe en la canícula toca pasar bastante calor en la mayoría de las regiones españolas. Además, en las próximas horas entrarán en escena las tormentas, que podrían dejar algunos fenómenos locales bastante adversos.

RIESGO DE REVENTONES ASOCIADOS A LAS TORMENTAS

De acuerdo con este modelo de referencia, crecerán algunas tormentas en el interior de la mitad oriental y en la zona centro. Puntualmente podrían producirse aguaceros algo intensos y acompañados de granizo, pero en general la precipitación no será destacable, algo típico en situaciones como las de hoy con escasa humedad en capas medias-bajas: la precipitación se evapora antes de llegar al suelo.

No obstante, lo que habrá que vigilar será sobre todo la probabilidad de reventones, preferentemente secos o cálidos, que serían más probables en el interior, sur y en la mitad este. Son fenómenos muy locales, pero pueden provocar daños importantes debido a las rachas de vientos extremos, que en algunos casos superan los 100-120 km/h. También irán acompañadas de bastante aparato eléctrico, por lo que atención al riesgo de incendios, ya que las las condiciones de temperatura, viento y humedad serán muy desfavorables.

Mañana las temperaturas descenderán de forma generalizada al desplazarse la masa de aire muy cálido hacia el este, y desde el Atlántico se aproximará una onda, por lo que las condiciones para la formación de tormentas serán más favorables. Además, dejarían más precipitaciones, sin descartar que algunas pudieran ser localmente de cierta intensidad.