La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha pedido a las comunidades con presencia de lobos «trabajar coordinadamente para poner en marcha acciones que contribuyan a reducir los daños en la cabaña ganadera», así como a «aminorar la mortalidad del lobo ibérico y asegurar de ese modo su conservación a largo plazo».

Así lo ha puesto de manifiesto Ribera tras una reunión mantenida con los consejeros de Medio Ambiente de Galicia, Asturias, Cantabria y Castilla y León, tras la decisión de incluir al lobo ibérico en el listado de especies protegidas, que es rechazada por estas comunidades al considerar que aumentarán los ataques a la ganadería en sus territorios.

Este encuentro se produce diez días después de que la Comisión Estatal de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad -integrada por comunidades autónomas y el Gobierno- decidiese, con el voto de calidad del Ministerio, dar el visto bueno a la inclusión del lobo en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Lespre).

Durante la reunión, la vicepresidenta ha solicitado a los consejeros que «identifiquen los problemas que genera este cambio de estatus legal de la especie para contribuir a buscar soluciones».

Desde el Miteco consideran que «la homogeneización del estatus legal del lobo en toda España puede contribuir a superar muchos de los problemas que actualmente aquejan a la conservación y gestión de la especie, especialmente por la disparidad en los modelos de gestión desde las diferentes comunidades autónomas, la alta incidencia de daños y la conflictividad que existe en torno a la gestión de esta especie».

Ribera ha mostrado su disponibilidad a seguir trabajando con las autonomías y sectores en la realización de un nuevo censo, la actualización de la estrategia de conservación y gestión del lobo, así como en el análisis de los diferentes procesos administrativos que afectan a la especie.

La ministra, además de insistir que se debe «reducir los daños en la cabaña ganadera», ha defendido que “los ganaderos no pueden sostener sobre sus espaldas los costes de un patrimonio natural común, que en este caso es el lobo, por lo que es necesario dotar al sector de recursos suficientes y de un marco de seguridad jurídica, que solo podemos conseguir con una estructura equiparable en todas las comunidades”.

LAS CCAA LE PIDEN QUE SUSPENDA LA NUEVA CATALOGACIÓN DE ESTE CÁNIDO COMO ESPECIE NO CINEGÉTICA AL NORTE DEL DUERO

Por su parte, las comunidades autónomas con más presencia del lobo ibérico, Galicia, Castilla y León, Asturias y Cantabria, han pedido a la vicepresidenta que suspenda la nueva catalogación de este cánido como especie no cinegética al norte del Duero.

Así han coincidido los cuatro consejeros de Medio Ambiente durante un encuentro telemático mantenido este lunes con la ministra Ribera, tras la decisión de incluir al lobo en el listado de especies protegidas, que es rechazada por estas regiones al considerar que aumentarán los ataques a la ganadería en sus territorios.

Las cuatro comunidades han argumentado razones «políticas, técnicas y jurídicas» para sostener los perjuicios que provocaría este cambio de estatus del cánido en los territorios en los que habita, especialmente a la ganadería y a sus núcleos rurales.

Además, también han pedido al Gobierno que se siente en una misma mesa a trabajar sobre la «actualización» de la estrategia nacional de gestión y protección de lobo aprobada en 2005 en conferencia sectorial, que debe ser la base para tomar cualquier tipo de medida.