El presidente de Aragón, Javier Lambán, y el de la Feria de Zaragoza, Manuel Teruel, han elogiado este martes 20 la capacidad innovadora y tecnológica de la Feria Internacional de Maquinaria Agrícola (FIMA), que alcanza este año su 40 edición y que Felipe VI ha respaldado con su presencia.

Junto al jefe de Estado han asistido a la inauguración la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, los consejeros del Gobierno de Aragón de Desarrollo Rural, de Innovación y Universidad y de Economía, Joaquín Olona, Pilar Alegría y Marta Gastón, respectivamente, la presidenta de las Cortes, Violeta Barba, y el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, entre otros.

Agradecimiento a Felipe VI lo que está haciendo «por la feria, los industriales y la unidad de España»

Los visitantes del certamen, unos 300.000 según las expectativas, podrán ver hasta el sábado -ha detallado Teruel- las adaptaciones al campo de la tecnología 4.0, drones, tractores robot, inteligencia artificial y todas las técnicas de la digitalización.

Innovaciones que ha conocido de primera mano el Rey durante su visita, en la que ha saludado y dado la mano a algunos de los asistentes y durante la que se ha interesado por algunos de los expositores con cuyos responsables ha departido unos minutos.

Felipe VI, que ha recibido aplausos y «vivas» durante su visita, ha parado en los expositores del Ministerio de Agricultura, del Gobierno de Aragón y de empresas como Sola, IM Farming, Kubota, Amazone, John Dere o Ferruz, cuyo presidente, José Luis Ferruz, ha explicado a EFE que se ha interesado por si la empresa era aragonesa, los años que tenía y los productos que desarrolla, entre ellos, cilindros hidráulicos, ejes y semirremolques de aluminio.

Él, por su parte, ha agradecido a Felipe VI lo que está haciendo «por la feria, los industriales y la unidad de España».

Con la presencia de Felipe VI, el certamen recibe un respaldo «importante», como ya lo hizo hace dos ediciones, cuando recibió la medalla de oro de la FIMA, ha recordado en declaraciones a los medios Teruel, quien ha valorado que es una persona «muy sensible» con Feria de Zaragoza y Aragón en general y con esta feria y el sector primario en particular.

«Siempre que hemos llamado a su puerta ha venido, siendo príncipe o ya rey«, ha añadido Teruel, quien ha trasmitido al monarca el agradecimiento de la feria.

Una feria, la FIMA, ante la que su presidente es «muy optimista», ya que dispone de 161.000 metros cuadrados de superficie expositiva, 1.572 puestos -el 80 % de fuera de Aragón- procedentes de 39 países y que tiene acreditados visitantes de más de un centenar, ha dicho.

«FIMA pone de manifiesto que Aragón es una comunidad con una clarísima vocación internacional e innovadora»

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha considerado que FIMA llega a su 40 edición «pletórica de vitalidad y vigencia» y con unas previsiones «espectaculares», lo que convierte a esta feria en un escaparate perfecto «de las potencialidades» de Aragón y de su economía.

«FIMA pone de manifiesto que Aragón es una comunidad con una clarísima vocación internacional e innovadora», ha enfatizado.

El presidente, que ha acompañado a Felipe VI en todo el recorrido, ha resaltado los datos de las exportaciones del año pasado en la comunidad, que aumentaron un 10,6 % respecto a 2016, lo que representa un incremento de dos puntos por encima de la media nacional, lo que ha calificado como «muy satisfactorio», ya que las ventas en el exterior son uno de los motores más importantes del crecimiento «y eso permite contemplar el futuro con bastante optimismo», ha aseverado.

Un optimismo como el que -ha agregado- «va a insuflar el jefe del Estado y Manuel Teruel» en el paseo por la feria, un certamen que, como también ha valorado el presidente de FIMA, «trasciende el ámbito de la ciudad de Zaragoza» y tiene efectos positivos para toda la comunidad.

Por ello, lo que ocurre en FIMA es visto «con especial interés» por el Gobierno de Aragón y no en vano su presidente lo es también de la junta rectora de la feria -ha recordado-, además de que el Ejecutivo tiene el 60 por ciento de sus acciones, lo que le obliga a «estar atentos».

Lambán ha concluido mostrando su «mejor disposición de colaboración y aportación» a la FIMA, donde las «cosas se están haciendo bien», aunque no hay que «dormirse en los laureles» y es necesario «esforzarse» para hacerlas «cada día mejor».