El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, espera que el Consejo de Ministros autorice este martes 4 el trasvase de 5 hectómetros cúbicos del pantano del Ebro que ha pedido la región, que, según ha subrayado, sigue reclamando 26 hectómetros.

Revilla ha dicho que la autorización del Gobierno que espera ver confirmada este martes es «una buena noticia» porque «de momento» garantiza el suministro de agua a Cantabria y a Santander. Según el presidente, llega después de «una negociación durísima» que ha llevado directamente el consejero de Obras Públicas, José Luis Gochicoa.

Ha hecho hincapié además en que «para nada significa» que la comunidad no continúe con «el trámite que se está siguiendo y con pasos muy positivos de cara a recuperar lo que siempre tuvo como concesión de bistrasvase», 26 hectómetros.

El presidente ha recordado que, en cualquier caso, Cantabria contaba con la alternativa del pantano de Alsa para garantizar el suministro, pero la autorización del Gobierno de España supone «recuperar el agua del pantano de Ebro», para Revilla, el «más solidario de España»

«Que tengamos esa utilización ahora de cinco hectómetros y luego de 26 es una buena noticia», ha insistido el jefe del Ejecutivo en declaraciones a los periodistas, tras reunirse con los responsables de la Autoridad Portuaria.

Este anuncio llega dspués de que Joaquín Palacín, presidente de CHA, hubiera rechazado el posible trasvase permanente e indefinido de 4,99 hm³ anuales de agua del Ebro a Santander que pretende impulsar el Gobierno de España y que ha sido avalado por la Junta de Gobierno de la Confederación Hidrográfica del Ebro porque considera que «no existen razones objetivas que lo justifique». Una situación que ahora, a tenor de las palabras del presidente cántabro, se ha solventado tras las duras negociaciones entre el Gobierno regional y el nacional.