El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha asegurado que esta comunidad autónoma va a utilizar «todos los cauces legales» a su alcance y acudirá a las instancias judiciales para combatir «esa aberración» que, según ha dicho, supone la inclusión del lobo en el Listado de Especies Silvestres de Protección Especial (Lespre).

«Y lo mismo van a hacer Asturias y Galicia», ha manifestado en su discurso en el Debate de Orientación Política del Gobierno Revilla, que el viernes pasado tuvo un encuentro en Liébana con los presidentes asturiano, Adrián Barbón, y de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, donde se puso sobre la mesa tomar medidas judiciales.

Revilla ha criticado el proceso que ha emprendido el Ministerio de Transición Ecológica para incluir al lobo ibérico en el Lespre, cuando en Cantabria, ha dicho, hay un plan de gestión «eficaz» y «consensuado» que, de salir adelante esa iniciativa, quedará «en papel mojado».

El presidente ha añadido que el plan cántabro protege al lobo, pero también a los ganaderos y a las personas que viven en el mundo rural en zonas donde habita la especie.

Cabe recordar que las protestas por esta inclusión y protección del lobo sigue provocando muchas reacciones. La última la de Asturias Ganadera, que rechazan rotundamente la intención de la Consejería de incluir en el Plan de Gestión zonas que la propia Administración regional reconoció como de altísima incompatibilidad, y que catalogó en su día como «libres de lobo». En ellas tiene que hacer cumplir con esa consideración y retirar los ejemplares que se instalen. Su incompetencia no puede justificar que se asuma una presencia permanente de predadores en áreas muy próximas a los pueblos, o que como la Sierra de Cuera, el Sueve o el Monte Llosorio, entre otras, tienen ecosistemas y modelos ganaderos que son incompatibles con la presencia del cánido. «Esta decisión demuestra la absoluta incompetencia de la Administración para controlar el problema, y su búsqueda de una salida fácil que se acomode a su mala gestión pasando por encima de los derechos de cientos de ganaderos», aseguraban en una nota.