Tras el parón de las negociaciones de la PAC en Europa, lo que frenará el inicio del debate sobre el Plan Estratégico entre el Gobierno y las CCAA, algunas comunidades autónomas están aprovechando este impasse para presionar a su favor y exigir el final de los derechos históricos y en cambiar a los beneficiarios de la nueva PAC.

Así, el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, ha sido muy claro al señalar que “me cuesta entender cómo determinadas organizaciones y colectivos que representan a los agricultores profesionales no apoyen la supresión de los derechos históricos”, tras reunirse este miércoles 2 con representantes de las fuerzas políticas y organizaciones agrarias que en mayo 2018 rubricaron el acuerdo que recoge la «Posición de Aragón sobre la reforma de la PAC».

Para el dirigente aragonés, la supresión de los derechos históricos  y la redistribución de las ayudas para que realmente lleguen a los agricultores profesionales que viven de sus explotaciones familiares son los objetivos irrenunciables de Aragón, ante la reforma de la PAC. En este sentido, ha afirmado que “esto no puede ser una mera retórica, una mera declaración. Si no se quitan los derechos históricos, simple y llanamente, esto no se podrá hacer”, ha añadido.

Asimismo, el consejero ha dicho que esto puede parecer incluso, “poco pretencioso”, y ha criticado la situación que se está produciendo en el seno de España a través de la oposición por parte de algunas Comunidades Autónomas para que esto suceda, presionado para mantener el statu quo y dejar las cosas como están. Algo que, según ha afirmado, desde Aragón no se está dispuesto a aceptar porque perjudica a los agricultores profesionales y a los jóvenes, que son el futuro del campo.

Desde Navarra también respaldan esta idea de exigir el final de los derechos históricos y e cambiar a los beneficiarios. La consejera Itziar Gómez reafirmaba el martes ante el Consejo Agrario de Navarra la postura del Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente del Gobierno de Navarra en la reforma de la PAC, señalando que tanto la eliminación de los derechos como la aplicación del pago redistributivo son “cuestiones irrenunciables para Navarra y que deben ser una realidad” para el nuevo periodo de la Política Agraria Común.

Asimismo, insistió en que  “el gran acuerdo entre comunidades autónomas que plantea el Ministerio de Agricultura  para el próximo periodo no  va a ser posible si no se pone fecha al final del actual modelo de pago basado en derechos, y si no discrimina positivamente a la explotación familiar agraria profesional, puesto que es la que mantiene la actividad real en el territorio y la única que será capaz de asumir los retos ambientales y de sostenibilidad que plantea este nuevo periodo”.