Nuevamente, la ganadería vuelve a estar en el ojo de la polémica por ejercer su actvidad. a junta de gobierno del Ayuntamiento de Teruel ha aprobado este lunes la revocación de la adjudicación del aprovechamiento de pastos municipales del monte de propiedad municipal ‘Carrascal y Pinar’ al ganadero que cruzó sin permiso su ganado por la capital turolense el pasado mes de noviembre.

La alcaldesa de Teruel, Emma Buj, ha explicado que la revocación responde a que el aprovechamiento era exclusivamente para ganado ovino y el adjudicatario había llevado ganado bobino y ha detallado que una vez que le sea notificado el expediente, deberá retirar los animales de los pastos.

Buj ha precisado que el consistorio turolense todavía está tramitando el expediente sancionador contra el ganadero por ocupación de la vía pública sin avisar, desobediencia a la Policía Local, limpieza y falta de licencia para ganado bobino en el terreno al que se dirigía de pasto, en Valdecebro.

El día después de que el ganadero cruzara su ganado por la ciudad sin avisar, la alcaldesa aseguró que habían mantenido «muchas reuniones» con el empresario afectado para que regulara sus instalaciones, pero que, a pesar de las advertencias, seguía «sin hacer caso».

La revocación del uso de los pastos municipales que la Junta de Gobierno Local ha acordado este lunes se hará efectiva cuando el ganadero sea notificado y el expediente sancionador seguirá adelante.

Pese a lo llamativo del traslado del ganado por las calles de Teruel no es algo tan sorrendente. En noviembre una manada trashumante formado por 95 caballos recorría las calles de Villaspesa, una pedanía de Teruel, en su ruta desde el humedal del Cañizar, situado entre Cella y Villarquemado, hacia las tierras de invernada en la provincia de Valencia sin que hubiera problemas.

(Foto: Imagen de los animales obtenida por los vecinos y publicada por heraldo.es)