La semana pasada se hizo público el estudio «Censo da poboación de lobos (canis lupus) do noste de Galicia e estimativa da densidade» publicado en la revista «Recursos Naturais» de la Universidad Santiago de Compostela donde se señala que «se analizó una superficie de 2.900 kilómetros cuadrados entre Ribadeo hacia Pontenova, para luego unir Abadin, Vilalba y Monfero y ascender hacia península de A Capelada, desde las nacientes de los ríos Neblina, Sor, Landro, Eume. Allí se probó la presencia de 16 familias reproductoras, el 72,7% del total, una cifra superior a los seis grupos contabilizados en el último censo oficial de la Xunta – con datos de entre 2013 y 2015». Este resultado del estudio da la razón a lo que APERFASA-Galicia (Asociación de Perxudicados pola Fauna Salvaxe en Galicia) lleva tiempo defendiendo.

En primer lugar, da la razón a que la población de lobo que dice haber la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda (90 manadas), «no se corresponde con la realidad., ya que el estudio dice que hay 16 manadas y el censo de la Xunta 6, lo que significa más de un 70% de diferencia. Sólo viendo el incremento de ataques de los últimos años a nuestros animales y que hace años que no se ha capturado ningún lobo, la Asociación estaba convencida que los datos oficiales no se correspondían con la realidad, y este estudio lo corrobora».

De igual forma, da la razón a esta organización porque» la Xunta tiene parte de culpa de la inclusión del lobo en el listado LESPRE. APERFASA-GALICIA ya lo dijo cuando se empezó a hablar del tema ya que lleva desde el 2015 sin actualizar el censo oficial. De haberlo hecho y viendo el incremento que se ha producido en la zona del estudio podríamos estar hablando de más de 200 manadas en Galicia. Si este censo fuera oficial, el Ministerio de Transición Ecológica no tendría argumentos para su inclusión».