Tanto la Unión de Ganaderos y Agricultores de la Comunidad de Madrid (Ugama) como la Unión de Uniones de Castilla-La Mancha, se hacen eco de las quejas contra la Confederación del Tajo de la comunidad de regantes de la Real Acequia del Jarama, que engloba a más de 1.600 regantes y casi 11.000 hectáreas de terreno, entre diversos municipios de Madrid y Toledo.

La comunidad de regantes denuncia estar sufriendo amenazas por parte de Confederación Hidrográfica del Tajo para reducir los caudales obtenido de las dos zonas de captación que posee: Una en la Presa del Rey (término municipal de Rivas Vaciamadrid en Madrid) y en la estación de Bombeo de Añover (en Añover de Tajo-Toledo). «Este recorte provocaría un daño irreparable en los cultivos implantados al no poder abastecer al 100% de los regantes en el momento y con los caudales necesarios», aseguran.

El pasado viernes 10, los regantes ya realizaron una reducción, quedando el caudal circulante por debajo de las necesidades. Este martes 14, han recibido con indignación el nuevo recorte,» propio de bandoleros de otras épocas, y que junto a la ola de calor que estamos sufriendo estos días, dará la puntilla a los cultivos».

Cabe destacar, que la Confederación Hidrográfica del Tajo ha tomado el control de las infraestructuras que gestiona la comunidad de regantes, sin mediar un escrito ni una comunicación formal. «Ante esta cacicada», los regantes han explotado, reuniendo apoyos para empezar movilizaciones contra Confederación y sus funcionarios, no descartándose movilizaciones de mayor calado si la situación persiste.

“SE PIERDE MÁS DE UN 30% DEL AGUA DEBIDO A LAS FUGAS QUE CONFEDERACIÓN NO ARREGLA, NO PIENSA ARREGLAR NI ARREGLARÁ”

La comunidad de Regantes ve injustificada esta situación, en primer lugar, por el delicado momento en el que se  encuentra el ciclo de cultivo. El campo está en el inicio de la campaña de riegos en el maíz y en plena campaña en las praderas de alfalfas y otros forrajes y, también, de hortícolas, cultivos que no pueden retrasar turnos. Además, la Comunidad no entiende los recortes cuando no vulneran los límites establecidos por Confederación del Tajo y son los mismos que la comunidad de regantes viene utilizando de manera histórica en estas épocas del año.

La comunidad de regantes de la Real Acequia del Jarama considera que «se hace una correcta gestión del agua y que no se realiza ningún derroche, los datos de consumos desde que ellos tomaron la gestión, respecto a los momentos en que lo gestionaba la propia Confederación del Tajo ha bajado muchísimo, ahora piden que se realicen restricciones».

El gran problema está en el estado lamentable de las infraestructuras, y el casi inexistente mantenimiento de las mismas por parte de Confederación al cual se le ha solicitado un peritaje neutral para cuantificar las pérdidas, «pero sabiendo que les será desfavorable, y tendrían que dar la razón a los regantes, no aceptan».

Según estudios realizados en poder de la Comunidad de regantes, a lo largo del canal principal y arterias secundarias «se pierde más de un 30% del agua debido a las fugas que confederación no arregla, no piensa arreglar ni arreglará. Sin embargo, Confederación sigue cobrando las cuotas de riegos, pese al deficiente servicio que presta y la complicada situación económica de los regantes».

Estos movimientos de la Confederación Hidrográfica del Tajo no hacen más que entorpecer la actividad de los productores locales que dejarán de poder servir a los establecimientos productos frescos como, hortalizas o frutas, producirán importantes mermas si no pérdidas totales en las producciones de esta riquísima vega.

Los regantes no pueden asumir una reducción de las dotaciones de riego, por lo que exigen que se mantengan y solicitan una reunión con Confederación para conocer cómo se está gestionando el dinero de sus cuotas y porque no se realizan las obras de mantenimiento y reparación que son necesarias en la Real Acequia del Jarama.

Para que esta situación sea enmendada, representantes de UGAMA se han puesto en contacto con el Director General de Agricultura, Ganadería y Alimentación de la Comunidad de Madrid para que medie ante confederación ante la grave situación que se ha generado.