La tensiones en el sector del cava están a flor de piel, hasta el punto de que hasta un regalo navideo ha desatado el enfado de una parte del sector en Extremadura. El Consejo Rector de Viñaoliva compró 10.000 botellas de cava las navidades pasadas para repartir entre sus asociados, según ha informado su Presidente la Unión de Extremadra. La marca de este cava catalán se denomina Cúbico y en principio parecería una actuación de cara a los obsequios que se distribuyen en las Navidades.

Sin embargo,m desde la organización reclacan que «el problema viene cuando la adquisición de este producto no se realiza ni a ninguna bodega propiedad de una cooperativa y que además esta envasado y producido fuera de Extremadura. Por la etiqueta de dicha botella, el cava es de procedencia de Vilanova i la Geltrú, provincia de Barcelona y envasado por la empresa Jaume Serra, propiedad de Bodegas García Carrión.

La Unión Extremadura ha pedido explicaciones a Viñaoliva para saber el motivo por el cual una agrupación de cooperativas productoras de vino y aceite de Extremadura promociona cava de una empresa privada y de procedencia de Cataluña.

La Unión Extremadura aclara que «no tiene nada en contra del cava catalán, nos parece un buen producto, pero no nos parece acertado que los que por una parte están aconsejando que se consuman productos de la tierra, por otro lado no adquieren para sus asociados cava producido en Almendralejo, que es además donde Viñaoliva tiene sus instalaciones».

Por otra parte, aseguran que «seguramente que bodegas García Carrión junto a Félix Solís sean los principales responsables del bajo precio de nuestro vino, por lo que no nos parece correcto que nuestras cooperativas adquieran productos de esta empresa para promocionar entre sus asociados».

Por eso, exigen «a todas nuestras cooperativas que den ejemplo de consumo de productos de la tierra, para extender esta práctica al resto de ciudadanos. Si nosotros no damos ejemplo ¿Cómo se lo vamos a pedir a los demás?».