El eurodiputado de Ciudadanos Jordi Cañas ha repartido mandarinas procedentes de la Comunidad Valenciana en el Parlamento Europeo en Bruselas para concienciar sobre la competencia desleal que sufren los productores de cítricos en España frente a  los agricultores de otros países como Sudáfrica.

El eurodiputado ha aprovechado el día de San Nicolás, que se celebra en Bélgica y los Países Bajos el 6 de diciembre, para lanzar un mensaje de apoyo desde el corazón de Europa a los agricultores valencianos, ya que, según el cuento, las mandarinas que San Nicolás trae a los niños buenos provienen de Alicante.

Cañas ha exigido que los terceros países que exportan a la UE cumplan los requisitos fitosanitarios de cítricos que exige la Unión Europea, con el fin de frenar una situación de competencia desleal que está afectando fuertemente al sector primario español, en particular el valenciano.

«La hermosa tradición de regalar mandarinas procedentes de la Comunidad Valenciana el día de San Nicolás nos brinda la oportunidad de apoyar también a nuestros productores en estos momentos difíciles. Miles de productores de mandarinas en España están luchando contra una competencia desleal de terceros países que no siguen las normas fitosanitarias de la UE, sin mucho apoyo de la UE», ha subrayado Cañas.

El europarlamentario ha denunciado que se han encontrado peligrosas enfermedades, como la mancha negra, en los cítricos importados de terceros países como Sudáfrica. Estas enfermedades provocan plagas que están acabando con cosechas en toda Europa, especialmente en la región de Alicante.

«La mandarina valenciana es un motor económico del sector primario, un emblema de la región y un producto de máxima calidad reconocido en todo el mundo. Europa no puede dejar a los agricultores alicantinos ante un problema tan claro de competencia desleal. Apoyar a nuestros productores es clave para un futuro mejor para todos en la UE», ha concluido.