El centro tecnológico Neiker, especializado en el desarrollo de soluciones tecnológicas para el primer sector, ha puesto en marcha la iniciativa BALTSAN, una red de ensayos experimentales a largo plazo en ámbitos como la agricultura sostenible y la salud de los suelos que contribuirá a situar a Euskadi como territorio de referencia en I+D+i agrario a nivel europeo.

“La red se nutrirá de la generación e interpretación de los datos y el conocimiento obtenido en estos ensayos a largo plazo para poder crear modelos y escenarios que garanticen una producción de alimentos más sostenible”, explica Carlos Garbisu, director científico de NEIKER.

REFERENTE EUROPEO EN INVESTIGACIÓN AGRÍCOLA

La puesta en marcha de esta red de investigación tiene como objetivo impulsar la competitividad y la resiliencia del sector primario vasco ante los retos de futuro derivados del cambio climático, garantizando la conservación de recursos naturales como el suelo o la biodiversidad, así como el patrimonio cultural.

El centro tecnológico se servirá de los campos experimentales que dispone en Derio (Bizkaia) y Arkaute (Araba) para crear esta red de ensayos agrícolas a largo plazo. Tal y como explica el director científico de Neiker, “estos campos funcionarán como ‘living labs’ o laboratorios vivos que no sólo generarán conocimiento fundamental sino que se convertirán en puntos de ensayo y demostración de la investigación agroalimentaria de Euskadi”.

En particular, los ensayos de la iniciativa Baltsan tendrán el foco puesto en seis ámbitos de investigación: cereales, viñedos, frutales de cáscara, pastoreo rotacional regenerativo, monitorización forestal y rotaciones de fincas convencionales y ecológicas.

Inicialmente, serán más de 40 hectáreas dedicadas a ensayos que, entre muchos otros aspectos, permitirán comparar los rendimientos y la sostenibilidad de trigo convencional y ecológico, evaluar el potencial de la implantación de frutales de cáscara como el nogal, el avellano o el almendro en nuestro territorio, determinar la viabilidad del pastoreo rotacional regenerativo, o evaluar el impacto de las prácticas agrarias sobre la salud y la biodiversidad del suelo.

Esta iniciativa se suma a una serie de nuevas políticas, estrategias y normativas entre las que destacan el Pacto Verde Europeo, la Estrategia de Biodiversidad o la Estrategia “De la Granja a la Mesa”, a nivel europeo, o al Basque Green Deal y el Plan de Economía Circular y Bioeconomía de Euskadi 2024, impulsados por el Gobierno Vasco, a nivel local.