La Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales (Fademur) insta a no relajar el trabajo por un envejecimiento activo durante la cuarentena que vive la población española estos días. «Ahora más que nunca vemos la importancia de que nuestros mayores gocen de todas sus aptitudes e independencia», han dicho desde Fademur, que an presejtado siete ejercicios concretos para ayudarles.

La organización ha advertido de que «este parón de la actividad puede afectarles más que al resto de la población, ya que la falta de actividad física y estímulo mental pueden menoscabar rápidamente sus capacidades».

Fademur lleva años trabajando con la población mayor rural para su envejecimiento activo y la prevención de la dependencia. A través de programas como Bienenvejeciendo y Cuidándonos para un Futuro Mejor, apoyados por la Comunidad de Madrid y el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.

A partir de esta experiencia, Fademur ha elaborado una lista de siete ejercicios para la población mayor, y las personas que conviven con ellos, los sigan durante el período de aislamiento para combatir el coronavirus.

1. Mantener la actividad física aprovechando los recursos de los que se disponen. Pasear por la casa o por fuera (si se tiene un lugar privado anexo) y realizar ejercicio físico en la medida que sea posible y estirar, empezando extremidades inferiores, tronco, extremidades superiores, rotaciones y estiramiento de cuello y cabeza. En cuanto al ejercicio, si no se puede salir, es importante una rutina de ejercicios que nos haga mover todas las articulaciones.

2. Si se venían realizando labores de algún tipo, no parar la actividad. No dejar de cuidar el huerto, tejer o tallar madera. Es necesario mantener cualquier actividad que se venía desarrollando dentro de la propiedad particular

3. Masajearse las articulaciones para activar el sistema circulatorio

4. Utilizar pelotas de goma, hacerlas rodar en una mesa, para activar la psicomotricidad fina y gruesa

5. Leer y realizar pasatiempos como crucigramas, jeroglifos, sudokus, etc. Todas estas actividades previenen el envejecimiento cognitivo

6. Mantener las relaciones personales y afectivas. La soledad y otras condiciones hacen que las personas mayores no se puedan centrar adecuadamente y que surjan problemas de ansiedad, depresión y otros procesos psicológicos. Por ello, es importante que, aunque no haya un contacto físico, que lo haya a través de las tecnologías de la comunicación y que alguno de los sentidos registre que hay personas al otro lado que se preocupan. También es conveniente no centrar todas las conversaciones en el tema del coronavirus y sus consecuencias para no abrumar a las personas mayores

7. Seguir una rutina que incluya todas estas propuestas. Es importante para la salud ser constante en su práctica y, a su vez, los horarios reducen la incertidumbre que se viven en períodos de crisis. En este sentido, también es conveniente comenzar el día recordando el día, mesa y año con un calendario, con lo que se evita la confusión temporal. También es recomendable hacer una lista de objetivos diarios para que los mayores en casa que se encuentren bien, se sientan útiles e integrados en la familia.