Desde el sector ganadero de ASAJA Cataluña han salido al paso para mostrar su agradecimiento ante la rapidez de actuación a todas las partes afectadas por el brote de gripe aviar del mes de febrero. Sin embargo, desde la organización agraria también se reclama más agilidad para que los ganaderos afectados por el brote de la gripe aviar puedan volver a trabajar y cobrar por los daños que se han derivado, que en su opinión deben afectar tanto a las pérdidas que han tenido como, además, a lo que han dejado de ganar por culpa de la paralización de sus actividades por las medidas de seguridad impuestas.

De igual forma, ASAJA quiere poner el acento especialmente en la restauración y en los comercios, que han dado un paso atrás con sus productos, como el magret de pato y el foie de Can Manent, productor de calidad y proximidad km0.

Por todo esto, piden a las administraciones que se impliquen más para promocionar estas carnes y derivados, «unos productos que tienen garantía de trazabilidad, seguridad alimentaria y bienestar animal». Aspectos que,como recuerda finalmente la organización agraria, «no cumplen las carnes procedentes de fuera de la Unión Europea».

Cabe recordar que los propietarios de distintas granjas catalanas que vieron afectadas sus explotaciones de patos por la gripe aviar el pasado mes de febrero recibirán una indemnización de 300.000 euros, según ha informado el departamento de Agricultura de la Generalitat.