Con la caída otoñal de las hojas, los nidos de avispa asiática o vespa velutina se pueden divisar en la copa de los árboles en los que se esconden. La UAGR-COAG solicita a las administraciones que los busquen y destruyan, para minimizar los graves daños que causan a las colmenas de los apicultores profesionales. También solicita la colaboración ciudadana para la detección de los nidos.

La avispa asiática lleva ya años instalada en nuestra Comunidad, esquilmando las colmenas que se encuentran en las cercanías de donde construyen sus enormes nidos. Los apicultores, que llevan varias campañas con cosechas muy escasas debido a la sequía, se ven impotentes contra este depredador, que ataca a las colmenas y mata a las abejas para comérselas.

La mejor forma de luchar es destruir los nidos de vispa asiática en otoño, cuando la caída de las hojas permite divisarlos en las copas de los árboles. Por este motivo, la UAGR-COAG solicita a las administraciones regionales y locales que actúen urgentemente, localizando los posibles nidos y destruyéndolos antes de que los abandonen para ir a invernar. Eliminando el mayor número posible de futuras reinas se evitará que los nidos proliferen a partir de la próxima primavera. La Unión solicita asimismo la colaboración ciudadana para detectar la presencia de nidos, aprovechando los paseos otoñales, comunicando los nidos encontrados a las administraciones locales y regional.

En La Rioja los mayores daños se están produciendo en La Rioja Alta (valles del Oja, Najerilla e Iregua), dada la expansión de las avispas asiáticas desde el Ebro hacia la sierra. Existe el temor de que se expanda más hacia la sierra, zonas que antes eran más frías y no llegaban, pero en las que cada vez están más presentes. En Rioja Baja no hay tanto daño de momento, aunque lo que diezma las colmenas es el abejaruco.

Los daños son significativos, y más en estos años de sequía: En 80 colmenas, que estos años de sequía producen unos 700 kilos de miel (en años buenos pueden producir hasta 1 000), se han recogido esta campaña apenas 80 kilos. Esto sucede no solo porque las vespas velutinas matan muchas abejas para comérselas, sino porque hay abejas que se quedan dentro sin salir a trabajar, alimentándose de las reservas de miel de las colmenas. Además, en primavera, cuando las avispas asiáticas necesitan más energía para construir los nuevos nidos, también se alimentan con la miel de las colmenas.