La patronal agraria Asaja Córdoba ha rechazado la posibilidad de que se lleve a cabo el trasvase Iznájar-Antequera, promovido por la Junta de Andalucía y autorizado por Confederación Hidrográfica del Guadalquivir «mientras no se solucionen las demandas históricas de regadío para la provincia».

Así lo ha manifestado este miércoles el presidente de esta organización, Ignacio Fernández de Mesa, que anunció que se opondrá «con firmeza a cualquier autorización de uso de agua de Córdoba hacia otras provincias», pues hacerlo “supondría ahondar aún más en el agravio a Córdoba como ha ocurrido hasta ahora».

Para el dirigente empresarial, esta decisión «no sería ni justa ni razonable por el perjuicio que supondría a los agricultores y al campo cordobés».

Asaja esgrime datos de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible por los que mientras que en Córdoba se han dejado de usar desde los años 90, o no se han asignado dotaciones previstas en el Plan Hidrológico, un mínimo de 228 hectómetros cúbicos, en otras provincias se han ido incrementando los regadíos desde esa fecha.

Esa cantidad, según argumenta Asaja, procederían de las zonas regables del Guadalmellato, Guadajoz, riegos con toma directa y Genil Cabra, entre otras, y pondría en riego 150.000 hectáreas de olivar, «lo cual supondría mucho empleo y riqueza».

Además, la patronal agraria cordobesa plantea que Córdoba es la provincia de la cuenca del Guadalquivir que más agua almacena, un 49,55 por ciento, y la que menos riegos tiene, el 16,83 por ciento, junto a las que menos porcentaje de olivar en riego tiene en esta cuenca, el 14,39 por ciento, «a pesar de ser la segunda en superficie» de este cultivo, por lo que «esta situación empobrece nuestras zonas rurales debido a la penosa situación de los cultivos de secano, que hace que sólo los riegos sean competitivos», según Fernández de Mesa, que insiste en solucionar antes las demandas históricas de regadío provinciales.

A su juicio, «el primer paso sería la finalización de la zona regable del Genil Cabra, cuya ampliación está planificada hace años y que hace una semana se han conocido los primeros pasos para su ampliación, por lo que esperamos que se hagan con su agilidad», al tiempo que, de forma paralela en esta zona regable, «deberían realizarse los estudios necesarios para permitir también la ampliación de la margen derecha del Canal Genil-Cabra en Puente Genil».