Desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos, UPA de Castilla-La Mancha se ha querido manifestar su total rechazo a la instalación del Almacén Temporal Centralizado (ATC) de Villar de Cañas, en especial tras la sentencia del TSJCLM que suspende las medidas del Gobierno regional para frenar su instalación. Para la organización, está instalación provocaría que Cuenca «se convirtiera en un vertedero nuclear, en desierto medioambiental y económico pues tendría claras repercusiones sobre la actividad agroalimentaria y la comercialización de sus productos».

A la vista del reciente auto del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha mediante el cual ha decretado la suspensión del decreto del Gobierno regional que ampliaba la Zona  ZEPA de la Laguna de El Hito en Cuenca y que frenaba la construcción del Almacén Temporal Centralizado de Villar de Cañas, UPA no puede sino mostrar nuevamente su oposición; tal y como hizo desde el primer momento en que el gobierno Popular decidió utilizar la región como vertedero nuclear.

Para la Unión de Pequeños Agricultores, estas decisiones pondrían en peligro de manera clara e hipotecarían de por vida una comarca entera. La instalación del Almacén Temporal Centralizado «tendría efectos muy negativos para el desarrollo de cualquier tipo de actividad económica de la zona, y provocaría un deterioro progresivo del campo y el medio rural».

UPA Castilla-La Mancha ya explicó en su día que se trataba de una decisión política, puesto que los técnicos no consideraron a la localidad de Villar de Cañas como una de las poblaciones mejor situadas para la instalación de este Almacén Nuclear.

Desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos concluyen en que una instalación de estas características afectará de por vida a sus habitantes y a la comarca, existen maneras mucho mejores de apostar por esta región y la provincia de Cuenca, sobre todo en los ámbitos rural, agrícola y ganadero.