Como estaba previsto, Mariano Rajoy volvió a perder la segunda votación en el Debate de Investidura, lo que deja a España dos nuevos meses sin Gobierno hasta que se decida si el propio dirigente del PP o el socialista Pedro Sánchez (tal y como parece haber insinuado) se presenten a un nuevo debate.

Esto va a provocar que el Ejecutivo siga sin poder avanzar y preparar los nuevos Presupuestos, lo que va a paralizar muchas actuaciones, incluidas las del Ministerio de Agricultura que ve cómo su titular, Isabel García Tejerina, se queda sin nada que hacer salvo desayunar.

No es no que trabaje, lo que sucede es que tiene menos agenda (y para una que tenía, como la Cumbre informal de la PAC en Francia, se queda sin ir por coincidir con el debate) y menos margen de actuación, por lo que no tiene casi capacidad de actuación ante los muchos problemas que asolan al sector agrario y ganadero.

Como señalan desde las organizaciones agrarias, menos mal que las cuestiones europeas, en forma de ayudas al sector, vienen ya avaladas desde Bruselas, porque si dependieran de la decisión económica del Gobierno habría un serio problema.

Y con este panorama la agenda de García Tejerina empieza a ser un aburrimiento. De hecho, su actividad prevista para esta semana es prácticamente desayunar o ir de Feria. Según su agenda, acudirá al desayuno informativo del presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Nuñez Feijóo el lunes y al del candidato del Partido Popular a Lehendakari, Alfonso Alonso el miércoles, para cerrar la semana el viernes visitando casetas de la feria de Valladolid. Su ínico compromiso oficial de la semana es inaugurar los II Diálogos del Agua América Latina – España.

Y mucho me temo que como esta semana le queda, cuanto menos, dos meses.