Los agricultores y ganaderos se debaten entre la «incertidumbre» y la «esperanza», auqnue con más dudas que certezas, a quince días de la entrada en vigor de la nueva PAC para el próximo periodo, cuyo reglamento de aplicación aún se tramita por el Gobierno.

El Congreso de los Diputados aprobó el jueves 15 el proyecto de ley que regula la gestión de la nueva PAC, que permitirá a más de 630.000 agricultores y ganaderos españoles cobrar las ayudas cuando entre en vigor el próximo enero, si bien debe complementarse con un total de 18 decretos, de los que faltan diez que se publicarán en el Boletín Oficial del Estado (BOE) en las próximas semanas.

En este contexto, el secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores de Andalucía (UPA), Cristóbal Cano, ha señalado a Efe que España «está en el en el pelotón de cabeza» en cuanto al desarrollo normativo de la PAC gracias a que el Plan Estratégico Nacional «fue aprobado este verano en Bruselas en el paquete de los siete primeros países».

No obstante, ha reconocido que dicho desarrollo normativo «tiene sus pasos» y ahora es necesario especificar «lo que afecta directamente a los agricultores y ganaderos para poner en práctica esa labor», por lo que ha apuntado que es «importante que las comunidades autónomas desarrollen normativamente» sus competencias.

Principalmente, en lo que afecta a las «ayudas ahora ambientales» o a «producción ecológica», ha indicado Cano, quien ha pedido «apoyo» de las administraciones a las organizaciones que «como entidades» ayudan a las explotaciones a «tramitar» unas ayudas para que «nadie se quede sin la posibilidad de recibirlas».

En este sentido, ha advertido de que el «primer año siempre genera incertidumbre» aunque cree que hay «tiempo suficiente» hasta mayo, cuando «posiblemente acabe» el periodo de solicitud de la PAC.

“RESULTA ABSURDO QUE VAYA SALIENDO UN DECRETO EN ENERO CON UNA OBLIGATORIEDAD DE CUMPLIMIENTO DESDE OCTUBRE»

Más pesimista se muestra Ricardo Serra, presidente de ASAJA de Andalucía, quien cree que la PAC «no era, ni de lejos, la que necesita» la región por los «perjuicios» que genera con una «cantidad importante» de dinero «perdido cada año» y, además, su implantación «está creando incertidumbre».

«A día de hoy, cuando solo quedan quince días, hay muchísima gente que todavía no sabe cómo implementar todas los medidas nuevas y resulta absurdo que vaya saliendo un decreto en enero con una obligatoriedad de cumplimiento desde octubre», ha manifestado Serra.

Ha añadido que existe «enorme preocupación» y que habrá «una avalancha de consultas» debido a la «desinformación tremenda» que, según asegura, tienen unos agricultores que «se van a llevar un susto» ante los «problemas con el cumplimiento de las normas».

«Es totalmente caótico», ha apostillado el presidente de Asaja, quien ha señalado que ya hay «cultivos de invierno» sembrados bajo una normativa «que no se ha publicado» y que «obviamente no tiene en cuenta circunstancias como las que se viven con la guerra de Ucrania».

Un contexto global que ha causado «una alteración brutal en todo el mundo» y, mientras que el objetivo «debe ser» fomentar el «autoabastecimiento», la nueva normativa «no incentiva para nada la producción, ni siquiera los mercados», ha concluido.