La Junta de Andalucía y el sector agroalimentario andaluz han reforzado su alianza por una PAC justa y equilibrada que mantenga el ‘statu quo’ de «un modelo agrario de éxito», que ha permitido situar al campo andaluz como referente en toda Europa y líder en sostenibilidad, innovación y competitividad, pero comienza a flexibilizar su postua ante los cambios que promueve el Gobierno y ya habla de «cambios paulatinos y no drásticos», en línea con lo que viene avanzando el Ministerio de Agricultura.

La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, ha insistido ante los miembros de la Mesa de Interlocución Agraria -Asaja, COAG, UPA y Cooperativas Agroalimentarias- que Andalucía «no es inmovilista», pero defiende que los cambios que se introduzcan en la nueva Política Agraria Común «tienen que ser paulatinos y no drásticos», especialmente ante un escenario de recesión económica como consecuencia de la crisis sanitaria de la COVID-19.

«El campo andaluz no teme la nueva PAC porque ya ha demostrado su capacidad de adaptarse y sacar el máximo rendimiento a cada euro que llega de Europa», ha señalado la titular de Agricultura, quien ha remarcado que todos los cambios que se decidan «sean siempre para mejorar y seguir dando pasos hacia delante, nunca hacia atrás».

A este respecto, Crespo ha puesto el acento en que el agro andaluz necesita ahora más que nunca «seguridad, certidumbre y empatía» para reforzar su capacidad generadora de riqueza y empleo en las zonas rurales, donde reside el 66% de toda la población de la comunidad. «Vamos a seguir trabajando en los análisis de impacto para fortalecer nuestro posicionamiento común con datos concretos», ha apuntado.

Crespo, ha informado en la Mesa de Interlocución Agraria de la reunión mantenida entre el presidente del Gobierno de Andalucía, Juanma Moreno, y el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, un encuentro que «abre una vía de diálogo para lograr una PAC justa», sobre la base del mantenimiento de una defensa firme de los intereses de los agricultores y ganaderos de la comunidad.

CRESPO INSISTE EN QUE «UNA DE LAS GRANDES REFORMAS DE LA NUEVA PAC DEBERÍA ESTAR CENTRADA EN MEJORAR LOS MECANISMOS DE MERCADO»

Crespo ha resaltado el «espíritu de diálogo y mano tendida» que imperó en el encuentro celebrado en el Palacio de San Telmo, donde el presidente andaluz transmitió al ministro Planas la voluntad de entendimiento del Gobierno de Andalucía para seguir negociando una PAC «que sea buena para España y Andalucía» y que brinde nuevas oportunidades de futuro para un sector estratégico que es motor de empleo y riqueza, especialmente ahora ante los efectos de la pandemia.

La consejera ha subrayado la «unidad» de todo el sector andaluz, reflejada en la Declaración Institucional para la defensa de la PAC, como un elemento «clave» ante el debate nacional para el reparto de los fondos de la Política Agraria Común. «Andalucía le ha trasladado al ministro un posicionamiento claro y cohesionado sobre el futuro de la PAC», ha subrayado, antes de incidir en que el objetivo es que la nueva PAC «ofrezca posibilidades al campo andaluz para seguir avanzando el sostenibilidad, innovación, competitividad y desarrollo rural».

Por último, la consejera ha elogiado el trabajo que están desarrollando todas las organizaciones agrarias y las cooperativas agroalimentarias en pro de la defensa de la diversidad del campo andaluz ante los distintos planteamientos sobre las regiones productivas y el mantenimiento de los derechos, al tiempo que ha apostado por avanzar en mecanismos de mercado «que hagan posible responder con agilidad y eficacia» ante situaciones de crisis.

Finalmente, además de estos cambios paulatinos en la PAC, la consejera defendió que «una de las grandes reformas de la nueva PAC debería estar centrada en mejorar los mecanismos de mercado», a la vez que ha hecho hincapié en que una «interlocución fluida» con el sector es primordial para afrontar la negociación sobre el futuro de la Política Agraria Común en España.