En tiempos de redes sociales y streaming, nos acercamos al Condado de Jaén donde el Grupo de Desarrollo Rural (ARA) muestra cómo hay proyectos en los territorios rurales más allá de los fondos LEADER. Se trata de los Cafés Literarios del Condado de Jaén, un evento muy arraigado en el territorio tras el que se esconde el compromiso de un equipo de personas que no se resigna a perder la cultura de lo rural y para lo rural.

Los Cafés Literarios del Condado de Jaén, que se celebran mensualmente, forman parte ya de la oferta cultural de esta comarca del noreste de la provincia de Jaén. Esta cita literaria, donde novelistas de reconocido prestigio presentan su obra más reciente, reúne periódicamente a más de un centenar de personas en torno a un café y repostería tradicional del pueblo anfitrión de esta sobremesa literaria.

Este encuentro con las letras, que va rotando por los ocho municipios de esta comarca jienense, congrega a un nutrido número de personas procedentes de los quince clubes de lectura del Condado.

Al final de cada Café, previo a la firma de ejemplares, se abre una tertulia en la que los clubes de lectura se muestran muy activos y dejan claro que acuden al libro como un elemento de disfrute personal y una herramienta de actitud reflexiva y crítica ante las manifestaciones del entorno. «Está comprobado que un mayor nivel cultural también eleva la calidad de vida, la satisfacción con uno mismo y la conciencia medioambiental, objetivos básicos de nuestros pueblos», sostienen desde los clubes de lectura.

Mercedes González Pérez, gerenta del Grupo de Desarrollo Rural del Condado de Jaén, explica que en la asociación se trata con mucho cariño los aspectos culturales. «A menudo se asocia a los Grupos de Desarrollo Rural con el crecimiento económico y creo que es un error pues tiene que haber un desarrollo social, cultural, ambiental y esa es la labor de los Grupos de Desarrollo Rural«.

«POCO A POCO HA IDO CALANDO ENTRE LA GENTE LA IDEA DE QUE LEER ES DISFRUTAR Y SI SE COMPARTE ES MÁS DIVERTIDO»

Para González «este proyecto es un ejemplo de iniciativas interesantes que se hacen en las zonas rurales sin subvención o ayuda alguna».

Todo comenzó con la creación de una red de clubes de lectura en todos los pueblos y, poco después, llegó el intercambio de libros con los cafés literarios. En sus inicios, el Grupo de Desarrollo Rural subvencionó con LEADER la mejora y ampliación de sus bibliotecas municipales. Y, poco a poco, el Grupo en colaboración con los Ayuntamientos comenzaron a incentivar el disfrute por la lectura y, de paso, revitalizar las bibliotecas locales.

Esa «semilla» germinó y, en apenas dos años, la comarca pasó de dos clubes a quince. «Hay pueblos que cuentan con más de un club» explica Sebastián Lozano, escritor y precursor de esta iniciativa. «Poco a poco ha ido calando entre la gente la idea de que leer es disfrutar y si se comparte es más divertido».

Los Cafés se completan con viajes literarios en los que se dan a conocer el escenario de las lecturas, que previamente han trabajado, de la mano del propio autor o autora del libro. «Se trata de generar conocimiento, viajes, encuentros con los libros», añade.

Este proyecto es una iniciativa de la Asociación de Desarrollo Rural del Condado de Jaén y los Ayuntamientos del territorio en el marco del Convenio de Comarcalización Cultural suscrito con el Área de Cultura y Deportes de la Diputación Provincial de Jaén.