Unos 500 viticultores catalanes se han manifestado este jueves 5 en Sant Sadurní d’Anoia (Barcelona), al igual que en otras regiones de España, contra el recorte de los precios que las grandes bodegas de Cataluña quieren pagar por la uva durante esta campaña, en una jornada que coincide con la huelga en el sector por los mismos motivos.

Las organizaciones Unió de Pagesos, Joves Agricultors i Ramaders de Catalunya (JARC) y la Associació de Vinicultors del Penedès han llamado a los agricultores de los viñedos a parar las cosechas y no entregar los pedidos, en protesta por la bajada del 28 % en el precio de la uva y el vino base para producir cava y vino.

Bajo el lema “Precios justos para la uva y el vino base para el vino y el cava”, los viticultores han iniciado una marcha con 300 tractores hacia las sedes de Codorniu, Freixenet y la bodega Segura Viudas, y posteriormente se han reunido con los gobiernos municipales de Sant Sadurní d’Anoia y Vilafranca del Penedès.

Representantes de las tres entidades de los viticultores catalanes convocantes han leído un manifiesto en el que han criticado el dominio de las empresas elaboradoras, que determinan los precios de la uva y los parámetros de producción “sin ningún tipo de compromiso con los productores” y “pensando sólo en la rentabilidad económica inmediata”.

Asimismo, han tachado de “injustificables” los precios propuestos por las grandes bodegas, que abocan a los agricultores a una situación “difícil” y además “hunden” el prestigio de las denominaciones de origen.

Por este motivo, los c viticultores catalanes que acudieron a la protesta han exigido a las administraciones, incluidas las locales, que intercedan ante las empresas de cava y vino, y en concreto han pedido al Ministerio de Agricultura que limite la inscripción de nuevas hectáreas de viñedo en la Denominación de Origen Cava.

A las empresas, los manifestantes han reclamado que apuesten por la calidad para evitar la “banalización” del producto y que den un “valor adecuado” al trabajo de los viticultores para no poner en riesgo la viabilidad de las explotaciones.

A las 17:00 horas los viticultores iniciaron con sus tractores una marcha lenta desde el pabellón ferial de Vilafranca del Penedès hasta las bodegas Torres y García Carrión, para terminar la manifestación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here