Este miércoles 24 de mayo, a las 13.00 horas, en la Sede del Consejo Regulador (CRIGP Cerezas de la Montaña de Alicante), situada en Alpatró, Ctra. Albaida-Dénia, s/nº (03788), tendrá lugar una concentración-protesta de los productores de cereza de la Montaña de Alicante para denunciar la persecución masiva y la caza al agricultor que se está produciendo en la zona por parte de la Inspección de Trabajo durante esta campaña.

La concentración, que ha sido convocada por ASAJA Alicante–Jóvenes Agricultores, el CRIGP Cerezas Montaña de Alicante y las principales cooperativas de la zona, reunirá a más de 100 productores de cereza con la pancarta bajo el lema: “Queremos trabajar, no somos delincuentes. Somos agricultores, medio ambiente, paisaje y economía social”.

La organización denuncia que la situación de este sector de la cereza de la Montaña es insostenible y que está en juego la desaparición de uno de nuestros cultivos más emblemáticos de la provincia y, con él, se pone en riesgo el despoblamiento de muchos de los pueblos de la Montaña de Alicante y una estructura de economía social y familiar de mucho arraigo.

Ya la semana pasada, durante la celebración de la Noche de la Agricultura Alicantina, el secretario general de Asaja Alicante, Eladio Aniorte, ya había denunciado “la persecución que sufrimos agricultores y ganaderos ante el aumento de normativas, inspecciones y un aparato burocrático contrario al dinamismo que necesitan las empresas agrarias, provocando la sensación de que lo único que se pretende es dar caza al productor, al eslabón más débil de la cadena. Jamás, en 40 años en el sector, he visto tanta desesperación, impotencia y desaliento entre los agricultores y ganaderos como existe hoy en día. Parece que nos están invitando a abandonar”.