Las organizaciones agrarias han pedido a la Junta de Extremadura que afronte los intereses de los préstamos que deberán solicitar los agricultores afectados por las tormentas de principios de mes para que estos intereses supongan por tanto un coste «cero».

El presidente de APAG Extremadura Asaja, Juan Metidieri, y el secretario autonómico de UPA-UCE, Ignacio Huertas, han realizado esta reivindicación durante la firma de un convenio con Caja Rural de Extremadura por el que la entidad financiera concederá préstamos para los afectados a unos intereses muy bajos.

Este convenio permite una «solución» rápida para los agricultores, para que puedan disponer de la liquidez suficiente para afrontar los daños, a través de unas condiciones «muy preferentes».

Las organizaciones agrarias recuerdan que los agricultores precisan de una financiación «especial» para afrontar estos daños

Las organizaciones agrarias han pedido a la Junta de Extremadura que, con independencia del real decreto ley que se publicará para compensar las pérdidas, permita al agricultor que estos préstamos le salgan al «cero por ciento».

Metidieri y Huertas, que han estado acompañados por el director general de Caja Rural de Extremadura, José María Portillo, han agradecido el «primer paso» realizado por esta empresa, pidiendo a otras entidades financieras que realicen medidas de este tipo.

Las organizaciones agrarias han solicitado en la mesa que abordó los daños producidos tras las tormentas que los agricultores precisan de una financiación «especial» para afrontar estos daños.

Las zonas afectadas por las tormentas de principios de mes se encuentran principalmente en las Vegas Altas, pero también en Vegas Bajas y en la zona suroeste de la provincia de Badajoz entre las poblaciones de Bienvenida y Fuente de Cantos.

todavía no se puede calcular a cuántas hectáreas o millones de euros ascienden las pérdidas

Los responsables de las organizaciones agrarias han manifestado que aún hoy no se puede determinar a cuántas hectáreas o millones de euros ascienden las pérdidas, aunque han sido «muy significativas» en cultivos como tomate, frutales, viña y olivar.

Esta situación «complicada» ha hecho que se haya pedido que se contemple como «zona catastrófica» a la superficie afectada, con el objetivo de que se firme un manifiesto, en la próxima reunión con la Junta, al cual también se sume la Delegación del Gobierno en Extremadura.

En ese momento, la administración autonómica elaboraría un documento solicitando al Estado esta declaración de «zona catastrófica», un paso «fundamental» para que los agricultores puedan afrontar los daños.

La línea de financiación «urgente» que contempla el convenio con Caja Rural de Extremadura no tiene ningún límite de solicitudes ni cantidades, se ha indicado.