El presidente de ACOR, Justino Medrano, y el director general de la Cooperativa, José Luis Domínguez, han mantenido este martes 15 una reunión de trabajo con el delegado del Gobierno, Javier Izquierdo, al que han solicitado una moratoria en la aplicación de la nueva tarifa eléctrica para que los regantes no incurran en nuevos sobrecostes que disminuyan la rentabilidad de cultivos como la remolacha.

Durante la reunión, los representantes de la Cooperativa han entregado un documento en el que se explica que los agricultores apenas tienen ahora margen de maniobra para buscar alternativas a la nueva regulación, que supone un incremento desproporcionado en los costes. Solo en julio, mes fundamental en el riego de los cultivos, la tarifa eléctrica se encarece de media un 30%.

Finalizado el encuentro de una hora de duración, el delegado del Gobierno se ha comprometido a comunicar al Ministerio para la Transición Ecológica y al Ministerio de Agricultura la situación descrita por los representantes de ACOR y la peticion de una moratoria en la aplicación de la nueva tarifa eléctrica, que han destacado que el problema no es solo el incremento del precio sino también unos nuevos horarios que no se adaptan al sector y que impiden planificar el riego de modo óptimo.

Desde ACOR se apuesta por la energía fotovoltaica como alternativa para reducir el coste de la factura eléctrica, pero como ha expuesto Justino Medrano se necesita tiempo para adaptarse al cambio: “Consideramos relevante introducir una moratoria este año, para que los agricultores puedan afrontar estas inversiones en las campañas siguientes”.

La preocupación del presidente de ACOR es que el aumento de los costes pueda perjudicar al cultivo de la remolacha en Castilla y León, comunidad que concentra más del 70% de las hectáreas en España. En este sentido, ha recordado que el sector azucarero genera 1.800 empleos directos y casi 20.000 indirectos en todo el país. “Justo ahora que el mercado del azúcar se encuentra en plena recuperación, la nueva tarifa eléctrica reduce la rentabilidad de nuestros agricultores”, ha concluido.