Unión de Uniones, en la reunión mantenida este martes24  con la Subdirección General de Medios de Producción Agrícola y Oficina Española de Variedades Vegetales, Subdirección General de Calidad y Sostenibilidad Alimentaria y Subdirección General de Control de la Calidad Alimentaria y Laboratorios Agroalimentarios, ha trasladado la problemática que tienen los agricultores, produciendo e intercambiando su propio material vegetal. En este sentido, piden establecer los mecanismos legales que den cobertura al intercambio de semillas y material vegetal por parte de los agricultores, usar la ventana que abre la normativa comunitaria para facilitar este intercambio en el sector ecológico.

Unión de Uniones ha resaltado el Reglamento UE 848/2018 de producción agroalimentaria ecológica sobre el intercambio de semillas y material vegetal, a partir del 1 de enero de 2022, debido a que exceptúa el material heterogéneo ecológico de seguir la normativa comunitaria de registro y comercialización de material vegetal.

En este sentido, la organización pide que se tenga en cuenta esta especificidad en la tramitación del nuevo real decreto que regula los operadores de material vegetal.

PIDEN USAR LA VENTANA QUE ABRE LA NORMATIVA COMUNITARIA PARA FACILITAR ESTE INTERCAMBIO DE SEMILLAS Y MATERIAL VEGETAL EN EL SECTOR ECOLÓGICO

Unión de Uniones explica que la normativa actual de registro y comercialización de material vegetal facilita y protege las empresas que se dedican a producir y comercializar material vegetal, pero impide el intercambio de semillas y demás material vegetal entre agricultores. Una de las características del material vegetal registrado para su comercialización es que supone un mayor uso de insumos debido a que son variedades más productivas, pero más dependientes del uso de fertilizantes fitosanitarios y agua, a la vez que fomenta una pérdida de biodiversidad. Según distintos expertos, a largo del siglo XX se ha perdido más del 75% de la diversidad genética de cultivos.

Unión de Uniones se muestra crítica con la situación actual, alertando que de no modificarse el Estado estaría yendo en contra de la estrategia de biodiversidad acordada por Europa y de los acuerdos internacionales que ha firmado España como el Protocolo de Nagoya o el Convenio sobre la Diversidad Biológica, que entró en vigor el año 2014, y que el  propio Ministerio reconoció que no se ha desarrollado suficientemente en España.

Union de Uniones emplazó al Ministerio a ponerse a la labor para establecer los mecanismos legales que den cobertura al intercambio de semillas y material vegetal por parte de los agricultores, usar la ventana que abre la normativa comunitaria para facilitar este intercambio en el sector ecológico, acelerar el cumplimiento en España del Convenio sobre Diversidad Biológica y establecer los mecanismos necesarios para evitar la biopiratería en las muestras de material vegetal y semilla que los agricultores que quieran comercializar material vegetal heterogéneo ecológico deberán enviar al Ministerio.

Finalmente, Unión de Uniones lamentó la posición que defiende España en Europa para evitar que los nuevos OMG tengan que cumplir la normativa de transgénicos. «Se está defendiendo sin contar con la opinión de los agricultores ni de los consumidores, defendiendo solo los intereses de la agroindustria», han señalado.