UPA-UCE ha propuesto este martes 14 en la reunión de la mesa de seguimiento de la langosta una batería de cinco medidas para hacer frente a la plaga de este insecto, que está provocando graves daños en determinadas zonas de La Serena como Cabeza del Buey, Peñalsordo y Zarza Capilla.

Esta organización agraria ha trasladado a los participantes en dicha reunión, Junta de Extremadura y representantes de los ayuntamientos afectados por la plaga actual, que se han producido daños más importantes que en anteriores campañas y que son miles de hectáreas, tanto de pastos como de cereales, las que han quedado afectadas o completamente arrasadas. “Son muchos los agricultores de la zona que han perdido totalmente su producción y, en el mejor de los casos, otros tendrán una reducción importante de cosecha”, ha destacado el secretario general de UPA-UCE, Ignacio Huertas.

Por ello, UPA-UCE Extremadura ha trasladado una batería de cinco medidas a las administraciones presentes en la reunión para atajar la plaga actual y también las futuras que puedan originarse en los próximos años:

  1. Realizar un seguimiento de los daños a través de los ayuntamientos más afectados para poder hacer una valoración del alcance de los daños.
  2. Establecer algún tipo de ayuda de apoyo para los productores afectados.
  3. Mejorar la información a difundir para las próximas campañas a través de un teléfono directo para todos aquellos productores que detecten problemas en sus fincas. El objetivo de facilitar este contacto es para que los afectados puedan notificar los daños y así poder realizar una actuación rápida de la plaga.
  4. Elaborar un tríptico informativo para los agricultores y ganaderos con los pasos más importantes a seguir para tratar esta problemática en las explotaciones extremeñas.
  5. Realizar jornadas informativas con los productores en los municipios afectados.

Por otro lado, y ante el crecimiento de las explotaciones ecológicas que hasta ahora no han podido recibir tratamiento, desde la Dirección General de Agricultura de la Junta se han comprometido a realizar consultas con el ministerio de Agricultura con el objetivo de valorar qué tipo de productos efectivos se pueden utilizar en próximas campañas para así lograr más control en zonas que hasta ahora no se están tratando.