Desde la Asociación Interprofesional de la Avicultura de Carne de Pollo / Propollo (propollo.es),considera injustificada la convocatoria de una huelga los días 13 y 14 de octubre en el sector y critica la posición adoptada por los representantes de los sindicatos UGT-FICA, CCOO Industria y CIG durante la negociación del Convenio Colectivo de Mataderos de Aves y Conejos. Para la Interprofesional, con unas pérdidas de 600 millones solo en el sector avícola por culpa de la pandemia, la oferta de diálogo realizada a los sindicatos «mantiene importantes esfuerzos y compromisos por parte de las empresas asociadas eincluyen mejoras salariales»

La Junta Directiva de Propollorecuerda que expuso en la reunión mantenida con los representantes sindicales el día 7 de septiembre de 2020 una propuesta de actualización del Convenio Colectivo basada en un contexto que desgraciadamente afecta de forma global a todos, profesionales, empresas, administraciones públicas y estados, y que ha supuesto una grave crisis económica sin precedentes en el sector avícola. Sobre las propuestas a las que ahora aluden los representantes de esos sindicatos recuerda que «ya fueron rechazadas categóricamente por ellos mismos en febrero de este año, impidiendo que hubiéramos podido tener un Convenio Colectivo ya firmado y vigente antes de la crisis provocada por el COVID-19«.

Tras recordar unas pérdidas que en abril de 2020 estiman en más de 600 millones de euros solo para el sector avícola, , la Interprofesional defiende que «hemos realizado una propuesta que mantiene importantes esfuerzos y compromisos por parte de las empresas asociadas, y que incluyen mejoras salariales que no son mencionadas por los representantes sindicales de estas dos organizaciones». Entre los puntos incluidos en estas propuestas presentadas por Propollo, se encuentra el apoyo a los empleados más jóvenes, con un importante incremento sobre su salario base para los ejercicios 2021, 2022, 2023, 2024 y 2025.

“AÑADIR MÁS CONFLICTOS EN LA SOCIEDAD Y EN LA INDUSTRIA EN NADA FACILITARÁ LA PAZ SOCIAL TAN NECESARIA PARA LA SALIDA DE LA CRISIS”

Lamentan que esta medida, que beneficiaría a una gran mayoría de los empleados del sector avícola, caracterizado por el incentivo de empleos entre los más jóvenes, colectivo especialmente vulnerable, ha sido rechazada por no contemplar el complemento de Antigüedad. «Este complemento representa un número mínimo de empleados afectados, pero supone una importante merma de capacidad de inversión en nuevos empleos. Los incrementos salariales ofrecidos por la compensación de la supresión de antigüedad a partir del 31 de diciembre de 2020 son adicionales a las subidas salariales también presentadas, y benefician de forma global a todos los empleados, incluidos aquellos que anteponen su interés personal en mantener el complemento de Antigüedad».

Sobre el incremento salarial, ven imprescindible aclarar que desde Propollo se ha realizado una propuesta de incremento salarial con carácter retroactivo desde el 1 de enero de 2020, con subidas por encima del IPC de forma anual, garantizando el poder adquisitivo de profesionales y sus familias. Sin embargo, asumen que «debido a la incertidumbre económica, no se ha podido mantener la propuesta presentada por Propollo en febrero de 2020, y que recordamos fue rechazada por los dichos representantes sindicales. Nuestra postura sigue siendo la misma que desde el principio: realizar propuestas que permitan mantener la productividad de la industria avícola, amenazada hoy más que nunca por la caída del consumo en canales tan estratégicos como HORECA, o la merma generada por la reducción drástica de la llegada de turismo internacional a nuestro país. Es una situación que afecta a toda la sociedad, y desde Propollo hemos propuesto soluciones para contribuir desde nuestra posición de forma solidaria.

Finalmene, recuedan que que la industria avícola ha sido una de las más solidarias durante esta crisis, con la implicación de todos los profesionales, desde los niveles de base a la dirección de las empresas, y que han contribuido a garantizar el suministro de carne avícola a nuestros consumidores y que apostó pormedidas de protección en los momentos más duros de la pandemia, asumiendo importantes costes extraordinarios en materia de inversión logística, adaptación de producción a nuevas normativas, paradas inesperadas de instalaciones, cobertura y prevención de la salud de nuestros empleados, prioritaria en todo momento, adquisición de equipos de protección adicionales, etc., incrementando los costos de producción que no se han repercutido en el precio de venta al público.

Por todo ello, desde la Interprofesional confían en que los representantes sindicales «reevalúen su decisión y suscriban la propuesta empresarial efectuada, hoy y ahora para uno de los Convenios Colectivos más importantes de nuestra industria. Añadir más conflictos en la sociedad y en la industria en nada facilitará la paz social tan necesaria para la salida de la crisis, el empleo y una recuperación del consumo en momento tan excepcional en la sociedad española».