La Junta de Castilla y León espera que la Audiencia Nacional adopte las medidas cautelares solicitadas en el recurso presentado contra la inclusión del lobo ibérico en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Lespre) ya que eso devolvería el equilibrio entre lobo y ganadería.

El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Rural del Gobierno regional, Jesús Julio Carnero, ha destacado este viernes en rueda de prensa que la aceptación de las medidas cautelares solicitadas supondría «volver a la situación de partida mientras se resuelve el recurso».

Carnero, que se ha reunido en la sede del PP de Zamora con representantes de organizaciones agrarias, asociaciones de ganaderos, cooperativas agrarias y cotos de caza, ha sostenido que el cambio del estatus del lobo, que deja de ser especie cinegética al Norte del Duero, constituye un «ataque frontal al medio rural».

A su juicio, «malamente» se puede asentar población en el medio rural si se «ataca» la ganadería extensiva mediante una «sobreprotección» del lobo.

Ha asegurado que los que rechazan el fin de la caza recreativa del lobo no están en contra de este animal sino que lo que buscan es el equilibrio entre la protección del lobo y el mantenimiento de la ganadería.

Al respecto, ha recordado los datos de ataques del lobo a la ganadería en Castilla y León, que en el año 2019 superaron los 2.580, unas cifras «apabullantes».

A su juicio, la decisión del Gobierno de España de incrementar la protección del lobo está regida por «principios meramente ideológicos y políticos».

Para apuntalar esa afirmación ha recordado que las manadas del lobo al Norte del Duero, donde era especie cinegética hasta ahora, se incrementaron pese a ello en las últimas décadas, ya que el último censo, del año 2013, cifraba en 175 las manadas del lobo en ese territorio cuando en el año 1998 eran 125.

También ha puesto de relieve la importancia de la ganadería en Castilla y León, que tiene un mayor peso en el sector agrario que en el conjunto nacional al representar el 51 % de ese sector en la Comunidad y el 36% en España.

Jesús Julio Carnero ha advertido de que la inclusión del lobo en el listado Lespre no sólo afectará a la prohibición de la caza al norte del Duero sino que también supondrá una «aplicación más restrictiva» de las medidas de control de la población de lobos al sur de ese río.

Por ello, ha tachado de «gravísimo» el nuevo estatus del lobo, acordado «sin ningún tipo de diálogo» con las Comunidades Autónomas afectadas que están gobernadas por distintos partidos políticos.