La Consejería de Desarrollo Rural iniciará este jueves 23 las labores de recogida de patata en las zonas afectadas por la plaga de polilla guatemalteca para proceder a su destrucción, unas tareas que se prolongarán hasta el próximo 12 de abril, según ha informado la titular de este departamento, María Jesús Álvarez.

En rueda de prensa, Álvarez ha admitido las dificultades para controlar una plaga que llegó a Asturias desde Galicia procedente de Canarias y que, tras la prohibición de plantar en cuatro concejos de la comarca occidental y en determinadas zonas de otros tres, fue detectada este lunes en un almacén ubicado en Monteana (Gijón).

Según la consejera, con los 67,3 kilos de tubérculo afectado localizados «es pronto para saber» si se trata de un hecho puntual o de un indicador de que la plaga ha llegado al centro de Asturias por lo que se procedió a declarar Gijón como zona tampón al igual que se hizo en Tapia de Casariego, El Franco, Coaña y Villayón y en la superficie de Navia, Valdés y Cudillero excluida la zona infestada.

Dado que en Asturias las plantaciones de patata se dedican en su mayor parte a consumo doméstico, Álvarez ha incidido en la importancia de que los agricultores, profesionales o no, trasladen de la forma más rápida la información a la Consejería cuando crean que sus cultivos o sus patatas almacenadas puedan estar afectadas para poder proceder a su destrucción.

Además, el Principado solicitará a través de la Federación Asturiana de Concejos que los agricultores de varios ayuntamientos costeros notifiquen las parcelas donde van a proceder a sembrarlas para colocar en esos terrenos trampas con feromonas para las polillas y confirmar así su presencia.