Las reacciones de organizaciones agrarias ante la publicación en el BOE y la comunicación de reducción de IRPF de algunas actividades agrícolas y ganaderas conocida este lunes 2 de abril, no se han hecho esperar y el sector, aunque valora positivamente que se haga con el inicio de la campaña de la declaración de la renta, lo considera insuficiente, arbitrario y desigual.

COAG Andalucía considera que, un año más, hay que lamentar que ni por la vía de los seguros ni a través de la política fiscal se dé respuestas a los problemas y necesidades del sector agrario ante las incidencias meteorológicas y de plagas.

Así, esta organización valora positivamente la reducción de módulo del olivar pero no entiende que sólo afecte a los municipios de Jaén y a algunos de Sevilla. La reducción ha sido de 0,18 para toda Jaén y 0,13 para las localidades sevillanas de Aguadulce, Casariche, Estepa, Guillena, Herrera, Lora de Estepa, Marinaleda, Osuna, Pedrera y El Rubio.

COAG había pedido que se redujera al 0,08 con carácter regional, debido a las lluvias escasas e irregulares, que provocaron un retraso del ciclo del cultivo, tanto en secano como en regadío, así como por la incidencia de plagas como el barrenillo o la euzophera. «No se entiende que queden fuera provincias como Córdoba o Granada. Sevilla y Málaga sí ven recogida la petición de reducción de módulo para aceituna de mesa, que queda en 0,18», han manifestado desde la organización.

se han producido importantes ‘olvidos’

Igualmente, lamenta que queden excluidos de la Orden buena parte de los productos hortícolas, a pesar de que sufrieron la meteorología adversa que provocó la aparición de virus y el descenso de producción en las zonas productoras, especialmente Almería y Granada.

Esta organización agraria también critica que se han producido importantes ‘olvidos’ de peticiones de sectores como la flor cortada o la remolacha, para la que se pidió módulo 0, por la incidencia de plagas como la gardama o la araña roja, que causaron una bajada de producción y un notable incremento de gastos en tratamientos.

También se olvida el algodón, en una campaña marcada por las resiembras en Jaén y Córdoba, provocadas por las temperaturas primaverales altas y las precipitaciones nulas, mientras en Cádiz y Sevilla estuvieron motivadas por las lluvias de mayo, que causaron pudrición de semillas y asfixia radicular y cuyos costes de producción se incrementaron en un 20%.

Por lo que respecta al viñedo, COAG Andalucía explica que sólo Córdoba y Málaga consiguen reducción del índice de rendimiento, del 0,22 para uva para vinificación en D.O. y de 0,18 para la producción no amparada por D.O. en el caso de Córdoba, y del 0,16 para uva de vinificación en D.O. y 0,13 para la producción no amparada por D.O. en Málaga. La provincia de Cádiz ha quedado fuera.

La organización agraria también destaca el caso de los cereales para los que se pidió el módulo 0 por la fuerte virulencia de la plaga del mosquito, que provocó importantes daños. Sin embargo, la reducción se ha quedado en el 0,18 (0,13 en dos municipios almerienses).

Por lo que respecta al almendro, aunque se pidió el módulo 0 por las elevadas temperaturas, la helada de febrero y la plaga del gusano cabezudo y el pulgón, se ha concedido 0,18 para toda Granada y algunos municipios de Almería, y 0,13 para los municipios de Huesa, Pozo Alcón y Quesada, en Jaén.

Los sectores ganaderos se han visto algo mejor recogidos en la Orden, aunque con reducciones menores de lo que se solicitaba.

se ha producido una especie de “lotería” donde situaciones similares se tratan de forma desigual

Por su parte, también ASAJA Castilla y León hace su valoración, reconociendo la sensibilidad del Gobierno para rebajar con carácter general el módulo de cereales (que incluye el maíz) y leguminosas, cultivos mayoritarios en la agricultura de la autonomía, fijando el del cereal en el 0,09 y el de las leguminosas en el 0,09 también.

No obstante, considera que en las revisiones que tienen carácter provincial o municipal, de nuevo se ha producido una especie de “lotería” donde situaciones similares se tratan de forma desigual. En estos casos los cultivos más afectados son el viñedo, los frutales, los forrajes, castañas, oleaginosas y productos hortícolas.

ASAJA agradece asimismo que esta revisión se haya publicado coincidiendo con el inicio de la campaña de la declaración de la renta, y no a mitad de campaña como ha ocurrido en varias ocasiones.

Esta organización agraria recuerda que es habitual una posterior publicación de errores en la orden que regula esta materia, por lo que la organización agraria revisará todas y cada una de las producciones para reclamar las cuestiones más importantes que no se hayan tenido en cuenta.