El Juzgado de lo Penal número 12 de Valencia ha condenado a un agricultor a la pena de tres meses y un día de prisión, con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, así como al pago de las costas, por la explotación ilegal de la variedad vegetal protegida “Orri”, en una parcela de Benifairó de la Valldigna. La sentencia se ha producido tras las acciones emprendidas por la empresa The Enforcement Organization (TEO), licenciataria máster exclusiva de la variedad vegetal protegida “Orri” en España y Portugal.

En la sentencia, que es firme y tras haber reconocido el acusado los hechos, se considera probada la comisión de un delito contra la propiedad industrial, tipificado en el artículo 274.4 del Código Penal. Se trata de la primera sentencia condenatoria de prisión ya que hasta ahora lo que había habido era alguna sentencia condenatoria por la vía civil y no penal.

En concreto, la sentencia recoge que el acusado, que no deberá cumplir la pena de prisión impuesta condicionada a que no delinca en un plazo de dos años, realizó injertos de la variedad de mandarina, denominada “ORRI”, en un total de 518 árboles sin el consentimiento ni aprobación del titular del título de obtención vegetal y con el conocimiento de que dicha variedad de mandarina estaba registrada y protegida, conforme a la legislación nacional y de la Unión Europea sobre protección de obtenciones vegetales, siendo titular de la misma la Mercantil The Enforcement Organization S.L. (TEO) y con la finalidad de introducir los frutos en el mercado.

Los perjuicios cifrados por la Mercantil TEO se han fijado en un total de 60 euros por árbol en concepto de canon, más impuestos correspondientes. El acusado ha indemnizado a la Mercantil, retirándose esta como acusación particular y solicitando el archivo de las actuaciones.

Cabe destacar, que con esta ésta son ya 45 las acciones legales concluidas entre acuerdos extrajudiciales y sentencias condenatorias por explotación ilegal de la variedad vegetal protegida “Orri”, teniendo, todas ellas, como consecuencia, la eliminación del material vegetal, la prohibición de la explotación de los árboles de esta variedad y el pago de una indemnización compensatoria.

Esta labor de control y detección de plantaciones ilegales, llevada cabo por parte de los inspectores y técnicos de la asociación Orri Running Committe (ORC), junto con las acciones legales emprendidas por TEO, ha permitido que, en la actualidad, la mandarina Orri sea la variedad de mandarina protegida que presenta una ausencia, prácticamente total, de explotaciones ilegales.

Desde la asociación de productores de mandarina Orri (ORC) han destacado que esta sentencia es “una excelente noticia para todo el sector citrícola preocupado por la explotación ilegal de variedades vegetales protegidas, en detrimento de los que explotan variedades vegetales protegidas siguiendo los cauces legales y, especialmente, un motivo de satisfacción para los cientos de agricultores sublicenciatarios de la variedad vegetal protegida Orri que se enfrentan en el mercado a otros agricultores que llevan a cabo actos de competencia desleal para obtener rendimientos económicos injustificados derivados de infracciones legales”.