El Pacto de Estado en materia de violencia de género demandaba arrojar luz sobre la situación de la violencia de género en el medio rural. La Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales (Fademur) responde a esa petición publicando el primer estudio sobre esta problemática específicamente en los pueblos.

Durante la presentación del estudio, que ha tenido lugar este viernes 16, en la sede del Ministerio de Igualdad, Fademur ha mostrado los datos de su investigación y, más importante, propuestas para afrontar esta lacra desde una óptica rural. Y es que son estrechos los lazos de este fenómeno con otros que también afectan la sociedad rural. Así lo ha expresado la delegada del Gobierno para la Violencia de Género, Meritxell Batet, durante su intervención en la que ha relacionado la vulnerabilidad de las mujeres en el medio rural con el despoblamiento: «Si no queremos una España Vaciada, llenémosla de recursos y derechos».

El estudio se ha realizado en siete comunidades autónomas, elegidas por su ruralidad y dispersión como variables más influyentes en la representatividad y utilidad de los datos: Andalucía, Aragón, Castilla y León, Castilla – La Mancha, Extremadura, Galicia y La Rioja.

En municipios de menos de 20.000 habitantes de estos territorios, Fademur realizó 167 encuestas a mujeres, 333 encuestas a profesionales de atención y 23 entrevistas en profundidad a mujeres víctimas y usuarias de diversos servicios de atención a víctimas (servicios sociales, policiales, sanitarios y otros de atención a la mujer).

Dentro de las conclusiones del estudio destaca la larga duración de las situaciones de maltrato. Causas como la dependencia económica del maltratador, el miedo a ser juzgadas por su entorno, el desconocimiento de los recursos de protección y atención, la dificultad para acceder a ellos o la desconfianza hacia la efectividad de los mismos, son argumentos que explican que las víctimas hayas permanecido de media veinte años en relaciones de maltrato.

SEIS PROPUESTAS CONTRA LA VIOLENCIA

FADEMUR ha acompañado el análisis de la situación de medidas que paliaría esta problemática en el medio rural. Estas son las seis medidas más urgentes en opinión de la organización.

1. Prevenir y sensibilizar, incluyendo la cuestión de manera transversal y sistemática en los currículos escolares.

2. Atender integralmente a las víctimas de violencia de género, ampliando los recursos especializados cubriendo el territorio rural de una forma coherente y adaptada.

3. Formar a los profesionales de todos los ámbitos, una cuestión en la que el medio rural arrastra un retraso especial.

4. Coordinación y colaboración interinstitucional entre los agentes sociales intervinientes.

5. Análisis e investigación para profundizar en esta problemática, sobre la que el presente estudio supone un cimiento. FADEMUR ha declarado que es necesario seguir avanzando en el conocimiento sobre las víctimas de menos de 25 años y de más de 60, así como aquellas con diversidad funcional o migrantes no regulares.

6. Compromiso económico firme con el que poder implementar políticas públicas específicas.

CULTIVANDO IGUALDAD EN LOS PUEBLOS

Durante la sesión, Fademur también ha proyectado el primer spot para sensibilizar a la sociedad rural sobre la invisibilidad de la violencia de género y la importancia de actuar contra ella.

El spot forma parte de una amplia campaña, ‘Cultivando Igualdad’, que cuenta con el apoyo del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. Con esta campaña, FADEMUR quiere «llegar hasta el pueblo más pequeño y la víctima más invisible». ‘Cultivando Igualdad’ cuenta con talleres, formación y otros recursos también accesible en su propio espacio web, con el que la organización de mujeres rurales pretende sortear las limitaciones impuestas por la Covid-19 y el aislamiento de muchas zonas rurales.