La consellera de Agricultura de la Generalitat Valenciana, Mireia Mollà, ha expresado este lunes 22 la necesidad de «poner coto estricto la plaga del greening», considerada la primera afección en cítricos a nivel global, y ha pedido al ministro de Agricultura, Luis Planas, luz verde para poner en marcha medidas, como la suelta de parásitos para frenar su expansión.

Mollà ha enviado una carta al ministro Planas, puesto que, aunque en la Comunitat Valenciana no se han registrado positivos por greening, sí se han detectado focos de los insectos responsables de contagiar la enfermedad en el norte de la Península.

Ante esta amenaza, el Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias, IVIA, ha descubierto, junto con su homólogo canario, la eficacia de un parásito para frenar la expansión del vector que transmite la afección a naranjos, limoneros, mandarinos o pomelos.

la utilización de este parásito ha tenido buenos resultados puesto que ya ha sido empleado con éxito en otras zonas

La consellera ha valorado los trabajos desarrollados por el IVIA y ha exigido a Luis Planas que permita la suelta de estos parásitos.

La solución del IVIA permitiría redoblar los esfuerzos para impedir la entrada de una plaga «altamente peligrosa» para el sector citrícola, que actualmente carece de medios de control o contra su propagación.

Mollà ha asegurado que «la comunidad científica nos demuestra que la inversión en investigación es una de las más efectivas para proteger nuestros campos de estas amenazas y mantener la viabilidad de los cultivos».

Además, la utilización de este parásito ha tenido buenos resultados puesto que ya ha sido empleado con éxito en programas de control biológico en la Isla de Reunión y en Mauricio, ha resaltado la consellera.

Asimismo, el Pleno del Consell ha aprobado la adenda de modificación y prórroga del convenio suscrito en 2015 entre el Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA) y la Universitat Politècnica de València (UPV) para la creación de una unidad asociada de I+D del IVIA, a través del Departamento de Protección Vegetal, y la UPV, a través del Centro de Conservación y Mejora de la Agrodiversidad Valenciana, bajo la denominación «Unidad de Virología y Cultivo in vitro».

(Fotos: Archivo)