La Unión Extremadura ha asegurado que los productores de uva extremeños perderán esta campaña 84 millones de euros debido a la «escasa producción y precios ruinosos» y recuerda que no es legal firmar un contrato de compra-venta de uva por debajo de los 315 euros por tonelada para uvas de 14 grados.

En una nota, la organización agraria ha explicado que para la campaña de Cava en Amendralejo (Badajoz) se prevén producciones «muy bajas», aunque «de mucha calidad y con una alta graduación» debido a que en los últimos meses apenas han caído precipitaciones en las zonas productoras.

Las estimaciones de La Unión para esta campaña revelan que hay hectáreas de viñedos extremeños que apenas alcanzarán una producción de 3.000 kilogramos por hectárea, sobre todo en cuanto a las variedades tintas, por lo que estiman que no llegarán al 50 por ciento de su producción en una campaña normal.

LOS PRIMEROS CONTRATOS DE LAS BODEGAS SUPONEN UN PRECIO 95 EUROS POR TONELADA POR DEBAJO DE LOS COSTES DE PRODUCCIÓN

Asimismo, teniendo en cuenta la disminución de producción de uva en Castilla-La Mancha y Extremadura debido a la sequía y la pérdida de producción tanto en Italia como en Francia debido a las heladas que sufrieron esta primavera, para la Unión lo lógico sería pensar que al haber una menor oferta el precio sería superior al del año pasado.

En este sentido, indica que en los primeros contratos de compraventa de uva, algunas bodegas están ofreciendo 170 euros por tonelada para las variedades blancas y de 220 euros por tonelada para las variedades tintas de 14 grados.

Según la Unión, esto es una practica ilegal ya que supone un precio 95 euros por debajo de los costes de producción, que es el referente que exige la Ley de Mejora de la Cadena Alimentaria como precio mínimo al cual se puede firmar un contrato.

Es por ello que han asegurado que denunciarán esta mala praxis ante la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA).

Las perdidas que maneja la organización agraria rondan los 159,5 millones de kilogramos de uva, lo que se traduce en 84 millones de euros para los productores de uva extremeños.