El sindicato UGT de Jaén ha trasladado a la Diputación Provincial de Jaén su preocupación por la posible discriminación en el empleo de la mujer en la próxima campaña de la aceituna.

En una reunión entre la diputada de Igualdad, Francisca Medina, y los responsables de UGT Jaén, Manuel Salazar, secretario general provincial, y Antonio Marcos, secretario provincial de la Federación de Industria y Trabajadores Agrarios (Fitag), han puesto de manifiesto «un hecho ya habitual» en la campaña de la aceituna, que es la «discriminación de la mujer en las contrataciones y por tanto la falta de oportunidad laboral con una clara discriminación en razón del sexo».

se oponen a una discriminación que perjudica a muchas familias por el dinero sin cobrar y por pérdida de jornales


La UGT considera que «ya es hora de tomar medidas puesto que esta discriminación está causando un grave perjuicio para muchas familias no solo por la falta de ingresos en la que es la única oportunidad de encontrar trabajo en algunas zonas como El Condado, Segura o Mágina, sino que, la ausencia de jornales incide en la renovación del subsidio agrario que económicamente compensa los periodos de baja o nula actividad en el sector agrario provincial».

En la reunión han acordado iniciar una campaña divulgativa a través de los ayuntamientos de la provincia para sensibilizar a los empresarios locales, a través de mociones presentadas a los plenos.

MUJER ACEITUNA UGT 2Asimismo, se facilitarán cursos de formación específicos en el manejo y mantenimiento de la maquinaria necesaria para la campaña dirigido al colectivo de mujeres para mejorar su capacitación y su empleabilidad.

Un seguimiento y control de los posibles casos de discriminación constatable mediante asesoramiento e incluso el acompañamiento jurídico de las afectadas, una campaña de sensibilización mediante asambleas locales, jornadas, reuniones, que eviten esta discriminación y aflore la problemática, son otras de las medidas.

La UGT ha reiterado la necesidad de un Plan Especial de Empleo que compense la pérdida de oportunidades de la mujer en el campo y que los planes compensatorios de empleo puestos en marcha tanto por ayuntamientos como por la Diputación Provincial se convaliden para tener acceso al subsidio agrario y renta agraria.